Ifm  Noticias

(DESDE LAS REDES) Los debates éticos por inclusión de hija menor de edad de Alcalde de Medellín en show LGTBI y ritual de brujería

Un fuerte debate ciudadano en las redes, se viene viviendo por las diferentes posiciones que se manifiestan con respecto a la inclusión de la hija del Alcalde Daniel Quintero y la primera dama o gestora social, Diana Osorio, en dos eventos públicos realizados la semana anterior, con motivo del lanzamiento de dos nuevas gerencias creadas por parte de la administración: La de Diversidad Sexual y la de asuntos Etnicos.

En el primer caso, las imágenes, que no paran de rodar y ser viralizadas. En ellas se muestra a una Drag Queen, en un show montado para dar inicio oficial a las funciones de la nueva gerencia de Diversidades Sexuales e Identidades de Género. En el evento, una multiplicidad de representantes del colectivo LGTBI, se hicieron presentes para celebrar la nueva entidad administrativa que implementará políticas públicas que favorezcan a este colectivo.

Pero si ya con la sola creación de esta gerencia, había recelo desde algunos sectores sociales de la ciudad, el verdadero debate se produjo cuando en las imágenes difundidas, se vio que el alcalde y su esposa, habían sometido a este espectáculo con cargado contenido sexual, a su hija menor de edad, en algo que tiene fuertes críticas sobre la ética y hasta hay quienes llaman a que sea investigado el tema por parte del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar por una presunta violación de la ley 1098 del 2006, también conocida como ley de infancia y adolescencia.

A todas luces, en Colombia se ha hecho un estricto código para la protección de los menores para que no sean expuestos a conductas cuestionables por líneas éticas y morales que puedan ir en contra de su integridad y formación neutra, conductas que son reconocidas desde la ley como emanadas de la moral y la ética, por lo que se endurecieron las penas para quienes atenten contra la integridad física y moral de los menores.

IFMNOTICIAS, publica la imagen en cuestión, entendiendo la autorización de sus padres al haberlo hecho público en sus propias redes en el momento en que la Drag Queen lee una historia.

En este caso, la exposición a una tendencia con una fuerte carga sexual, toda vez que es un hombre vestido extravagantemente de mujer que desdibuja la figura tanto del hombre como el de la propia mujer, podría configurarse, según se explican en los debates, como una violación a la menor, quien además ha sido tratada como objeto político en un acto que es propio de gobierno local, más no un evento de familia.

Así, las críticas han generado debates de quienes también encuentran en esto, una visión contraria y positiva, al ver un mensaje con intencionalidad de enviar un mensaje a la ciudad, de la necesidad de formar en la tolerancia y la aceptación de la diversidad, algo que no se discute si no fuera, porque para ejemplificarlo no había necesidad de utilizar a la niña.

Entre los más críticos están quienes defienden las buenas costumbres y la moral, en diversos grupos de chat y facebook, quienes han hecho llegar a la redacción de IFMNOTICIAS, un video de reflexión de una Drag Queen mexicana, que explica cómo un menor no debe ser sometido a la lectura de cuentos por parte de personas de su género, en un intento del Consejo Mexicano de la Familia, por proteger a los menores de edad.

El segundo debate proviene de grupos religiosos desde diversas iglesias y cultos. Todos coinciden en que para mostrar los asuntos ancestrales y étnicos, no hay que hacerlo con rituales de brujería. Todo se dio en el marco del lanzamiento de la nueva Gerencia Étnica en la que, nuevamente, se sometió a la menor a la presencia de rituales, calificados por los ciudadanos, como satánicos.

Los críticos explican que las manifestaciones culturales étnicas, tienen mucho mas universo que los ritos satánicos, algo que, según señalan, ocupa solo a una minoría de acciones y que no marca la vida de los grupos minoritarios en el país. “La brujería es solo un aspecto menor, dentro del gran universo de manifestaciones étnicas, que van desde la música, la gastronomía, el vestido, los bailes, y otros elementos más comunes que la brujería, en esas culturas”, señala una de las ofendidas por este comportamiento del alcalde.

Con esta nueva controversia, se reimpulsó el pedido de revocatoria del alcalde Daniel Quintero, quien ahora es, también señalado, de doblegar a Medellín ante la magia negra, algo que no consideran inofensivo y que lo relacionan con los rituales que en su momento, realizó Juan Manuel Santos en el comienzo de su mandato en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Comparte este contenido: