Ifm  Noticias

Víctimas de seguimientos ordenados por la Alcaldía de Medellín, reaccionaron a la noticia

Luego de conocerse los seguimientos ordenados por la alcaldía de Medellín, que se ejerce en cabeza de Daniel Quintero y a través de su Director de Comunicaciones Juan José Aux, a periodsitas, políticos, personajes del empresariado, medios de comunicación e influenciadores; el concejal Alfredo Ramos, uno de los más reiteradamente reseñado en los informes hasta ahora conocido, dialogó con IFMNOTICIAS.

En el diálogo, Ramos recodó que él viene recibiendo desde el primer día, ataques estructurados contra sus opiniones publicadas en sus cuentas de redes sociales. Cuenta que estos ataques son sistemáticos y sospechosos, pues provienen de una cantidad de cuentas de supuestos seguidores del alcalde, que cuando se ingresa, parecen ser exclusivas para atacar, pues no tienen más de seis seguidores y muchas con nombres raros. Los ataques consisten en que cada vez que publica algo, se le vienen una andanada de descalificaciones y críticas que defienden al alcalde y su gestión, mientras que pretenden generar tendencia negativa a sus comentarios. Esto lo ve como una especie de Bodeguita.

Piensa que en Medellín “no estamos frente a una administración democrática y abierta, sino que  busca esconder” y la define como una administración oscura.

A Ramos le preocupa que se estén gastando los recursos públicos en ataques y seguimientos como del que se ha demostrado, ha sido víctima. Reclama que los ciudadanos hacen muchos esfuerzos para pagar impuestos y que empresas como EPM, también hacen un esfuerzo grande por generar a la ciudad recursos para programas sociales; por lo que “duele que se gaste dinero público, así sea en contratos que comparativamente a lo que maneja, parecen ser pequeños, pero son dineros de la gente y para el bienestar de la ciudad que se desperdicia.

Alfredo Ramos dice que estos ataques ya no le afectan de manera personal, pues entiende que pueden venir con el ejercicio de la política, pero sí lamenta que se dilapiden los dineros públicos.

Lo que le preocupa enormemente, es “en manos de quien está la ciudad”. Es puntual en señala que realmente los medellinenses no saben quien está al mando. Dice que es como si fuera un paquete tecnológico de inteligencia artificial que tienen en Quintero, la forma de un robot que repite todo lo que alguien le está dictando. Al preguntar sobre quiene pueden estar detrás, explica que es muy difícil saberlo, pero esta forma errática de gobernar, parece ser la suma de contradicciones de grupos de asesores que a lo mejor no están siquiera en la ciudad, que le hacen decir ya hacer cosas que luego tiene que corregir. Se pregunta si “en realidad es el alcalde el que habla o solo es la voz de otros”, concluye en el diálogo con IFMNOTICIAS.

Entre tanto, en las redes sociales la indignación de quienes han sido reseñados, crece y piden la intervención de las autoridades competentes, inclusive de la FLIP, ante lo que consideran una forma de intimidación para expresarse libremente en redes.

Por ejemplo, Juan David Ortiz, periodista reseñado en los informes, recordó que el tema no es nuevo y que varios periodistas le preguntaron al Director de Comunicaciones Juan José Aux, sobre el contrato de seguimientos y perfilamientos, justo cuando este estaba por comenzar, y recuerda que la respuesta del funcionario fue que esto se realizaría a perfiles institucionales no a personas. Denuncia que la historia sigue y subraya los apartes del cuestionado contrato.

Por su parte el exconcejal Bernando Alejandro Guerra, fue más allá de su indignación y pasó a hacer preguntas incómodas para la administración municipal. En un extenso hilo que ya en la tarde del domingo iba sobre 9 preguntas, Guerra se cuestiona por la relación que existe entre los hermanos Amar, quienes al parecer tienen directa injerencia en la empresa contratada, mientras que uno de ellos, Darío Amar, es el vicepresidente de nuevos negocios en Empresas Públicas de Medellín. Esto daría a entender, que existe un conflicto de intereses para contratar.

Abajo algunos de los mensajes de reacción de las víctimas, en Twitter.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este contenido: