Ifm  Noticias

Presunto nuevo cargo creado en ACOPI-Antioqiuia sería un pago de favores al Alcalde Daniel Quintero

Con reservas y hasta molestia ha sido recibido en el sector de los gremios de Antioquia, lo que denominan la “politización de ACOPI” en el departamento, luego que, aparentemente de la nada, se inventaran una nueva seccional territorial para el Valle de Aburrá, exclusivamente para crearle un cargo a Gabriel Jaime Rico, uno de los más cercanos colaboradores del Alcalde Daniel Quintero y asesor para el tema de energías alternativas de EPM y quien hasta ahora, no había sido ubicado en la administración municipal.

Y es que en las últimas horas, la Asociación Colombiana de Pequeños Industriales emitió un comunicado, en el que justifican en el marco de la reactivación económica post-pandemia, el nombramiento de Gabriel Jaime Rico, para lo que crearon una nueva división y un cargo como Director Territorial de ACOPI para el Valle de Aburrá.

En lo que los mismos dirigentes gremiales llaman, “un intento de toma de los gremios por parte de Quintero”, la llegada de Rico a ACOPI, se ve con sospecha, más cuando el gremio de los Pequeños Industriales, celebró un contrato con la administración municipal, por un monto de $2.579.388.203 pesos.

Concretamente, se trata del contrato directo CCT900 de 2020, entre el Área Metropolitana y ACOPI, para “aunar escuerzos para la implementación de procesos de transformación digital para las micro, mediana y pequeñas empresas del Valle de Aburrá”, en el segmento de “Servicios basados en Ingeniería, Investigación y Tecnología”  y servicios informáticos;  algo que, según indican, nada tiene que ver con esta entidad cuya función es la de autoridad ambiental y poco o nada tiene que ver con la tecnología.

Los dirigentes, coinciden y sostienen que esto lo que aparenta ser, es ” el nombramiento de un hombre de confianza del Alcalde, para que administre los dineros del contrato y de los futuros que se firmarán con la administración municipal, y una manera de pagar por el puesto de Rico”. Igualmente señalan que “la politización con el nombramiento, busca estratégicamente, hacer que en la hoja de vida de Rico, aparezca con intención futura, que fue “un dirigente gremial” y al tiempo, adelante el proyecto que Quintero quiere que le sea administrado por un cercano”. Critican que de esta manera, ACOPI se estaría prestando para una “espiral de favores”.

Igualmente, sale a relucir, lo que llaman un “enroque”, pues el actual Secretario de Desarrollo Económico, Alejandro Arias García, es quien se hace llamar, el alumno aventajado de Gabriel Jaime Rico. Es justo a Arias, a quien le fue encargado, liderar la línea de Reactivación Económica y Valle del Software planteada en el Plan de Desarrollo. Arias ha sito uno de los más activos visitantes este año, de la residencia personal de Luis Pérez, de quien se dice, traza línea en la administración municipal por encargo del expresidente César Gaviria.

El contrato en mención fue firmado el 25 de agosto pasado y el comienzo de su ejecución, fue el 3 de septiembre, con un plazo de 4 meses, a razón de algo más de 644 millones de pesos mensuales hasta diciembre; y camuflado dentro de la causal de “Contratos para el Desarrollo de Actividades Científicas y Tecnológicas en su literal E.

Si bien no hay críticas sobre la legalidad del contrato, sí queda mal visto, desde el punto de vista de la ética administrativa, la extraña coincidencia del millonario contrato con el nombramiento de uno de los más cercanos al alcalde de la ciudad.

Comparte este contenido: