Ifm  Noticias

Onda de indignación crece en Colombia contra la detención domiciliaria del expresidente Álvaro Uribe

Por: Eduardo Mackenzie

Tres jueces de la Corte Suprema de Justicia, sin tener competencia para ventilar una acusación contra un expresidente de la República, y en la más grande ilegalidad y opacidad, acaban de ordenar la detención domiciliaria del senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez. Anunciaron esa decisión pero no han entregado el texto de la misma.

Las Farc y las oficinas de George Soros aplauden pero una ola de justa indignación se levanta en toda Colombia. La hora no es para lamentaciones. Es hora de proponer acciones masivas. La subversión avanza hacia la desestabilización total del país.

No entiendo el silencio del partido Centro Democrático. El pueblo uribista necesita orientaciones precisas para frenar el golpe que está en curso. El acto de hoy es el primer paso de una escalada contra Uribe, para silenciarlo, y contra la democracia colombiana, para destruirla.

De manera simultánea, otro grupo de jueces rojos está tratando de montarle un proceso “por desacato” al presidente Iván Duque por haber escrito un twitt donde menciona la Virgen de Chiquinquirá.

Nada de lo que están haciendo esos magistrados, en Bogotá y Cali, es legal ni legítimo. Sus métodos son grotescos e indefendibles. El CD y sus aliados políticos deben salir del asombro, vencer del mutismo y proponer ya acciones de resistencia contra todo eso a nivel nacional e internacional.

Comparte este contenido: