Ifm  Noticias

Obispos piden al Gobierno que permita apertura de templos desde el 1 de septiembre

En un comunicado publicado por los obispos de las Diósesis urbanas de  Bogotá, el Obispo Castrense y el Exarca Maronita, le pidieron al gobierno del presidente Iván Duque, que permita la apertura de los tempos con el propósito de celebrar la fe de la Iglesia luego de más de cinco meses.

El llamado, lo han hecho basados en 6 argumentos que van desde recordar la importancia de la fe para la salud integral de la población, pasando por recordar el papel que ha jugado la iglesia en la atención de población vulnerable durante la pandemia y terminando comprometerse en la aplicación de estrictas medidas y protocolos de bioseguridad.

En el comunicado, recuerdan que los protocolos ya se han presentado y que las alturas de las iglesias y sus tamaños permiten los distanciamientos al estar aireadas y  de gran volumen. Igualmente, recuerdan que tienen voluntarios suficientes dispuestos a hacer cumplir los protocolos de bioseguridad.

Este es el comunicado:

 

COMUNICADO DE LOS OBISPOS DE LAS DIÓCESIS URBANAS DE BOGOTÁ, DEL OBISPO CASTRENSE
Y DEL EXARCA MARONITA

Al Doctor Iván Duque Márquez, Presidente de la República,
A la Dra. Alicia Victoria Arango Olmos, Ministra del Interior,
Al Dr. Fernando Ruiz Gómez, Ministro de Salud y Protección social, A la Dra. Claudia López Hernández, Alcaldesa de Bogotá, y
A la opinión pública:

Los obispos de la ciudad capital, como voceros del común sentir del pueblo católico, proponemos iniciar el 1 de septiembre de 2020 la reapertura de los templos, con el firme compromiso de implementar rigurosamente los protocolos de bioseguridad, aprobados por el Gobierno Nacional para el sector religioso, mediante la Resolución No. 1120 del 3 de julio de 2020.

Basamos esta propuesta en las siguientes consideraciones:

  1. La importancia de la celebración comunitaria de la fe para la salud integral (física, psíquica y espiritual) del alto porcentaje creyente de la población bogotana.
  2. La Iglesia ha jugado un papel fundamental en la crisis que estamos enfrentando: La asistencia psicosocial – espiritual a las personas, el servicio a la nutrición de los más vulnerables (más de un millón de mercados y cerca de diecisiete millones de kilos en productos alimenticios, distribuidos por el Banco Arquidiocesano de Alimentos), el llamamiento continuo a la feligresía y a la ciudadanía en general al cuidado de la vida y de la salud, así como a la observancia de la normativa gubernamental, tanto a nivel nacional como distrital.

3. En conciencia estimamos que la reapertura de los templos, bajo los protocolos de bioseguridad arriba mencionados, no genera condiciones de riesgo superiores a las de otros sectores cuya apertura ya fue aprobada.

4. Nuestras iglesias son construcciones que tienen alturas y volúmenes suficientemente amplios; suelen ser en muchos barrios y sectores de la ciudad las instalaciones locativas más grandes, confortables y aireadas.

5. Todas las parroquias cuentan con un número importante de voluntarios que pueden colaborar eficazmente en la implementación de las normas de bioseguridad en las iglesias.

6. Las experiencias piloto llevadas a cabo en varios municipios del país con diversos niveles de afectación han obtenido resultados exitoso s, han sido positivamente evaluadas y mantenidas en el tiempo.

Acogemos con esperanza la nueva etapa del manejo de la pandemia en la que estamos entrando y ofrecemos toda nuestra colaboración para que el país y nuestra ciudad superen de la mejor manera posible la crisis que vivimos.

Hacemos un llamado a la responsabilidad personal, al autocuidado y al cuidado mutuo y les aseguramos a los gobernantes y a la ciudadanía nuestras plegarias constantes.

Bogotá, 27 de agosto de 2020.

 

+ Mons. Luis José Rueda Aparicio – Arzobispo de Bogotá y Primad de Colombia

+ Mons. Juan Vicente Córdoba Villota – Obispo de Fontibón

+ Mons. Francisco A. Nieto Súa – Obispo de Engativá

Comparte este contenido: