Ifm  Noticias

Nos fregamos con esta aborrecida cultura del chanchullo

Por: Claudia Posada

Si bien la convocatoria es de carácter nacional, la Semana por la Movilidad que en todo el país será del 21 al 27 de este mes, y se hace coincidir con el Día Mundial sin Carro que se lleva a efecto cada 22 de septiembre, es de esperar que en el marco de tales fechas los territorios programen actividades de acuerdo con sus particularidades. En Medellín, por ejemplo, padecemos el terrible estrés que generan muchos de los conductores de motos con sus atrevidas maniobras en la vía, sus afanes para llegar al destino y la trasgresión fatal de las señales y normas de tránsito. Semejantes desacatos, parecen pasar desapercibidos por las autoridades encargadas de reglamentar, observar y sancionar lo pertinente.

Mencionamos lo anterior por su prevalencia, sin embargo, es lamentable tener que reconocer que los motociclistas no son los únicos -aunque sí los más- quienes comenten infracciones en la vía, y claro, las consecuencias de tales irresponsabilidades las pagamos mayormente peatones, ciclistas y hasta los mismos motociclistas que no pocas veces chocan entre sí.

La Administración municipal, a través de su Secretaría de Movilidad, se sumó a la Semana por la Movilidad programando intervenciones educativas en la vía, y espacios de conversación virtual con lo que pretenden sensibilizar para la transformación cultural -de la por ahora estamos lejos- con miras a proteger la vida. Obviamente todo ese tipo de esfuerzos valen, pero es necesario que sean más permanentes,  intensificarlos es preciso orquestándolos por todo tipo de canales y medios posibles; la indisciplina social no se cambia de un día para otro y la verdad sea dicha, con campañas ocasionales y la flojera en las sanciones, no se va a lograr.

¿Que habrá de la iniciativa que se rumoró en cuanto a legislar para que los motociclistas paguen peaje así sea en cuantía bajísima, pero se toquen? ¿Será que también en esto hay intereses particulares que frenan cierto tipo de normatividad? Sabemos de algunas buenas intenciones en el país que son aquietadas cuando el lobby hace de las suyas; por ejemplo, las grandes farmacéuticas, las EPS, la industria de las gaseosas, los banqueros, los constructores, entre otras.

Ojalá sea muy fructífera la Semana por la Movilidad, y como lo espera la dependencia respectiva, sea el escenario para conversar, actualizarse y seguir mejorando en todos los frentes relacionados con este asunto tan crítico. Los espacios para oír a los expertos, a los usuarios de las vías, e intervenciones de representantes del sector, creemos que serán muy bien aprovechados porque no dudamos de la dedicación y los conocimientos en la materia, del Secretario de Movilidad de Medellín, Carlos Cadena Gaitán, porque a diferencia de muchos de sus antecesores, que cayeron en ese despacho municipal -como lo usual- gracias al paracaídas del clientelismo, él sí tiene méritos.

Por otra parte, la movilidad sostenible es una aspiración sin duda urgente; en el área metropolitana de Medellín, al aire que respiramos por factores ambientales incontrolables humanamente, hay que sumarle los daños ocasionados por volquetes, buses y otros vehículos, los que, por fortuna, vamos viendo menos como chimeneas rodantes; aunque se ha ganado terreno en el control de emisiones, siguen afectando. A las autoridades destinadas para este asunto, les toca lidiar con las contravenciones, pero además con la corruptela evidente en quienes reciben coimas por pasar fuentes contaminantes que no están haciendo las cosas como son. Hasta para evitar envenenarnos con CO2, nosotros mismos preferimos la trampa. Nos fregamos con esta aborrecida cultura del chanchullo.

 

 

Comparte este contenido: