Ifm  Noticias

No todo se vale. -A propósito de un plan perverso en contra de Miguel Quintero-

Por : Misael Cadavid MD

Muchas veces he criticado la política testimonial o universitaria. La política principista. Lo he hecho porque es estéril, porque dificulta los acuerdos que son la razón de ser de la política y porque, dadas las circunstancias, su idealismo puede derivar en radicalismos violentos.

En esa misma inteligencia (la tradición realista del pensamiento político) he pseudo elogiado al traidor, al líder con la capacidad para posponer esto, matizar aquello y hasta contradecir aquello otro que en su momento enarboló, todo en aras de conseguir objetivos superiores.

Sencillamente, la política tiene que ver con la conquista del poder.

Es muy lamentable para el escenario político municipal y departamental que quienes protagonizan una jauría para conspirar contra el alcalde Quintero, caigan tan bajo como para arrastrar con la excusa de sus aspiraciones políticas y económicas, con la dignidad de personas inocentes mediante la calumnia, la inexactitud y la ofensa.

Y me refiero a los ataques viles, miserables y rastreros que se están maquinando en contra de Miguel Quintero, hermano del Alcalde y Exconcejal de Medellín; quien está siendo sometido a un seguimiento ilegal en sus desplazamientos, comprando testigos falsos para denigrar de su honorabilidad, buscando crear confusión para vincularlo con situaciones absurdas como violencia contra las mujeres y personas al margen de la ley, lo que evidentemente, pone en riesgo su vida y la de su familia, en un país tan polarizado como en el que vivimos.

Los que conocemos a Miguel, podemos dar fe de su probidad, honestidad, rectitud, prudencia, decencia, moralidad e integridad, sucedáneo con su gran vocación de servicio y sensibilidad social .

Aplicarnos el perfume ‘Olor a Pueblo’ nos hace sospechosos. Terrible!

Como sociedad no podemos admitir este tipo de manipulación independientemente del lado que provenga, porque desgraciadamente hay que decirlo, esto no es exclusivo de una u otra corriente, es un plan maquiavélico y perfectamente diseñado, que pretende desestabilizar un gobierno legítimo y con la más alta votación en la historia de Medellín.

En política no todo se vale, menos en un país exacerbado por la violencia que se origina, en gran parte, de la intolerancia.

Sería imperdonable que de tantos temas por discutir para Medellin y sus corregimientos frente a sus necesidades y prioridades, permitamos que el debate constructivo se desvíe, para disimular la ignorancia, la mezquindad o el hambre de poder de unos pocos.

¿Será que es mucho pedir a los detractores del Señor Alcalde, que se tomen el trabajo de plantear y construir propuestas sociales y económicas, de infraestructura y de servicios públicos, de salud, de innovación, de generación de empleo, de recuperación de la seguridad ciudadana y de educación, para que logremos entre todos disminuir la brecha social en el territorio? Que respeten a los ciudadanos y se privilegie la información clara y la interacción de ideas de manera adecuada y coherente ?

Quién siembra vientos, cosechará tempestades…

No sea este el caso para una ciudad que necesita gestión de soluciones y no el fomento de más odios y rivalidades.

Ahora soy un convencido que la mejor campaña del actual alcalde, está por venir, y tendrá que enfrentarse a una jauría de lobos hambrientos y rabiosos con intereses particulares y colectivos.

No más pánico!
No más política del miedo!

Con sueños forjados en el sacrificio, la inteligencia , la perseverancia y la educación , es posible acceder al poder.

Comparte este contenido: