Ifm  Noticias

No más rótulos maldicientes

Por: Claudia Posada

“Yo sí creo que es sano que se abra una investigación formal y que, en el marco de un proceso abierto y público, Uribe demuestre su inocencia o sus detractores comprueben su culpabilidad, pero en derecho. Porque para acabar con el uribismo están las urnas, pero para condenar y meter preso a alguien está la justicia, que no puede dejarse contaminar por los ires y venires de la política. Pruebas al canto”.

Este párrafo es del periodista José Manuel Acevedo en su columna de opinión en El Tiempo ¿Encarcelar a Uribe? publicada en la noche de ayer, es decir, sin que se conociera lo que este martes 4 de agosto determinó la Corte Suprema de Justicia con respecto al Senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Lo retomamos con respeto por un colega sin duda reconocido entre los mejores del gremio, objetivo y serio. Podríamos decir que su columna hace un juicioso análisis de un proceso que ha tenido al país en vilo, y que, desde luego, ha generado todo tipo de rechazos como de beneplácitos. Esto no es extraño, el exmandatario de los colombianos ha sabido posicionarse y defenderse ante la opinión pública muy a su estilo- fascinante para muchos y malicioso para otros- contando siempre con sus devotos seguidores para quienes Uribe no ha cometido ningún delito, así lo sostienen y así será con mayor determinación a partir de  esta fecha que definitivamente quedará escrita en la historia política de Colombia, independiente del curso que tomen los acontecimientos a partir de la notificación al exmandatario en la que  la  Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia ordenó la detención domiciliaria del expresidente Álvaro Uribe como medida de aseguramiento.

Mientras tanto, otro amplio sector de colombianos, igualmente convencidos de su posición, en este caso anti-uribista, ha dado la lucha ideológica con argumentos mesurados algunos, aunque absolutamente radicales otros.

Es lo que se orquesta para profundizar la polarización evidente en redes, memes, tweets; sectarismo, o convencimiento, ningún bien le hace al país en tanto no se procure aterrizar en la verdad que imponga la justicia, la cual, en todo caso, nunca dejará satisfechos plenamente a unos y otros. La justicia debe buscar esa verdad y para ello están las instancias establecidas en derecho.

Ojalá no más rótulos. Es sano para Colombia y para el propio expresidente Uribe, darnos un respiro en señalamientos absurdos.

Tenemos suficiente con la terrible pandemia que nos tiene confinados por igual a gobernantes actuales, congresistas, exmandatarios de todos  los niveles, ciudadanos de a pie,  a millonarios que guardan capitales y a ricos camino a la quiebra; así que de nada sirve seguir poniendo rótulos maldicientes  a quienes nos parece que los merecen por no pensar igual a nosotros.

Comparte este contenido: