Ifm  Noticias

Nadar contra corriente y no rendirse, la clave del éxito del “Clásico Herrera” en la FM

ENTRETENIMIENTO.

Es quizás la persona que más respeto le tiene a la audiencia que alguien haya conocido en la radio antioqueña. En sus 34 años sin interrupción, picado por el bicho de la radio, César Augusto Herrera, más conocido como “El Clásico”, antepone sus gustos personales a los de sus oyentes, por quienes vive y respira. Así ha sido y así será por siempre.

Hace unos días, el país conoció la excelente noticia, de que el director nacional de emisoras de FM y La Mega de RCN, Alejandro Villalobos, decidió aplicar la fórmula musical que, ‘El Clásico’, ha logrado posicionar en Medellín; pero esta vez, en Bogotá. Para nadie es un secreto que para las cadenas radiales, la audiencia de Bogotá, escasamente se toca y que desde siempre, es desde la capital,  donde se dictan las directrices para que la programación radial en el país, se propague por todo el territorio. Pocas veces, se ha vivido, que un formato local, logre mover la rígida programación de una radio en Bogotá y este logro, tiene nombre propio: César Augusto Herrera.

Y es que no es gratuito que esto se haya dado. Ha sido un proceso de 5 largos años en los que ha demostrado su efectividad, basado en un preciso modelo de programación que nace, de ponerse en los zapatos del oyente y de considerar a la audiencia, en el primer lugar, antes que otros intereses internos de la emisor, pese a otras recomendaciones.

Siendo domingo 8 de la mañana, el Clásico no se molesta por ser contactado para sostener con IFMNoticias, una amable conversación que pretende descubrir el secreto del éxito, de ese fenómeno radial en que se ha convertido La FM; fenómeno que ya había exportado inicialmente al dial caleño con la incorporación de uno de los talentos al aire, que en la década de los 80 y 90´s se quedó con el cariño de los paisas: Augusto ‘el Tuto’ Castro.

El Clásico es de aquellas personas con las que da gusto hablar. Quienes han trabajado con él, seguramente van a rescatar su permanente buen ánimo, su jovialidad y disposición para entrar en acción. Con él, poco se le da vueltas a las ideas. Es de aquellos que cuando tiene todo claro, se lanza a la acción, no importa de cuanto sea contrario al pensamiento de todos. El Clásico, aprendió a nadar contra la corriente y a no dejarse hundir por los remolinos y contrariedades.

EL CLÁSICO

Así ha sido desde su comienzo en la radio. Cuando la música que hoy llamamos clásicos del rock, era actual en la década de los 80 y 90, César ya presentaba clásicos; y con gran visión, proyectaba y sentenciaba, cuáles de los éxitos de ese momento, se convertirían en Clásicos. De ahí su apodo, del reconocimiento que todos sus colegas le han hecho como el líder indiscutible en mantener vigente este tipo de música, aun en medio de las tendencias comerciales que fueron invadiendo las programaciones de la radio en el departamento. No le importó la tendencia del Reggaetón, ni la presión de los directivos de las emisoras, ‘El Clásico’ se mantuvo firme y luchó contra la corriente.

Herrera se crió en un hogar en donde la radio tenía presencia hasta en el baño. Si salía de allí para ir a la cocina, no había escapatoria, junto a las ollas y el fogón, lo esperaba otro receptor de radio, tal vez sintonizado en la misma emisora. Su padre, fue el responsable del amor por la magia radial. Así le llegó la música de Radio Disco y otras emisoras en AM, que le fueron presentando la música anglo de la que hoy es su mayor cuidador.

‘El Clásico’ llegó a la fama a finales de los 80 y comienzos de los 90. Fue ampliamente reconocido como uno de los DJ´s referentes en Todelar Estéreo, la que fue su casa. Esa popularidad la conserva aun, aunque le cuesta reconocer que ya formará parte de las páginas de la historia de la radio en Medellín y que está por escribir páginas a nivel nacional.

EL DIRECTOR

Cuando llegó a la FM, no quería más que continuar con lo que más ama: programar y hablar de música como DJ, aquellos clásicos del rock y el pop, principalmente de los 80, década a la que le atribuye el mayor valor de gusto. Nunca quiso ser director, es más, no quería serlo, pero hay veces que la vida tiene todo diseñado para que no se pueda huir del destino y le tocó.

Asumió su responsabilidad como una oportunidad para darle a la audiencia, lo que realmente quería. Su capacidad de socializar, siempre le ha permitido tener el contacto con la gente. Para él, el oyente no está fuera de las emisoras, sino que es el ‘socio’ natural de una radio, es al oyente a quien se debe y como director, dio un paso más allá para seguir conquistándolo.

Lo que hizo fue dejar de individualizar al oyente y asumió que la música es colectiva, pero no de manera amorfa. Entendió que alrededor de los clásicos se mueve un papá, una mamá y unos hijos todos unidos por la música. Entonces, comenzó a pensar en una programación y una emisora familiar y así estableció el contacto con sus oyentes. Los convocó a centros comerciales y a eventos en familia y les programó conciertos con grupos que los uniera y les permitiera compartir juntos. Al tiempo, en la radio hizo una rotación por fuera de los relojes sistemáticos y robots, para pensarla en los ritmos que viven las familias asumiendo su conocimiento musical con el conocimiento de sus oyentes.

Comenzó a ver los resultados al encontrar que a esos eventos, llegaba un papá con su camiseta de Queen, una mamá con una de Soda Stereo y el hijo con la de Rammstein, todos unidos en la música y en el reflejo de lo que programa en La FM; así enlazó todo el concepto a la marca, logrando proyectar el concepto familiar y con ello, la producción de una serie de programas que a lo largo del día, obedece al gusto del oyente, no a su gusto particular. Ese trabajo silencioso, se comenzó a ver reflejado en los resultados de las mediciones de audiencia, que llamaron la atención no solo en RCN, sino de los analistas y la competencia que comenzaría a pensar su estrategia.

En su infinita humildad, no se ve como importante y no cree que el éxito de La FM, sea un logro exclusivamente suyo. Insiste en que es un equipo que le ha dedicado alma, vida y corazón, a crear lo que hoy es reconocido como un fenómeno que llevaría, inclusive, a que Caracol Radio decidiera crear una emisora exclusiva en Medellín con la marca W+ para poder hacerle competencia a su formato. En ese equipo, destaca a quien le confió la dirección, Felipe Trujillo, Vicky Tru, quienes estuvieron por esos estudios, y en su equipo a personas como Driccer y Ana María Londoño, la periodista que los apoya.

EXPORTANDO EL MODELO

Es consciente de lo que ha hecho con La FM y que en los círculos del negocio radial, definen su modelo como un ‘fenómeno’ radial, que hizo que todos los ojos se pusieran encima de su trabajo al mantenerse en las mediciones Ecar, en los primeros lugares, con un formato que pareciera la gota de agua en el desierto, en medio de la fortaleza de la radio hablada, los géneros tropicales y el apabullador reggaetón. Es así como en un comienzo fue llamado por  Jorge Enrique Roa, el líder de la Radio Cadena Nacional en mercadeo, para consultarle sobre qué podía hacer con la frecuencia en Cali y poder llevarla al éxito silencioso que ya tenía Medellín. Sin darse cuenta, estaba siendo consultor interno de RCN orientando y determinando el plan de exportar el modelo a la Sultana del Valle.

Para ello se fue a Cali y convocó a un local muy conocido en tierra paisa, excompañero suyo en Todelar Estéreo y amigo: el Tuto Castro. Tras varias semanas, diseñó todo para cambiar la programación con un éxito rotundo que llamó la atención hasta de los más escépticos. ‘El Clásico’ entiende que no hay que hacer ruido, que se puede remar contracorriente en el silencio y que son los hechos lo que demuestra el éxito con paciencia y trabajo. Así, su creación dio resultado. Las mediciones comenzaron a mostrar mejoras y la paciencia del tiempo le consolidó su propuesta en Cali.

Así las cosas, la siguiente llamada, meses más tarde, ya no fue del doctor Roa, sino del propio Alejandro Villalobos, quien igualmente le consulta sobre qué hacer con La FM en Bogotá. Aún sabiendo que la niña mimada de las cadenas es la audiencia de Bogotá, que no es muy susceptible a los cambios, ‘el Clásico’ respondió sin dudarlo: hay que darle clásicos a la capital del país.

Villalobos se caracteriza por ser un hombre cauto, conservador y a veces incrédulo. No se esperaba la respuesta de César Augusto, pues en el pasado, Villalobos había intentado incorporar espacios de clásicos de los 80 en programas sueltos sin buenos resultados. El Clásico Herrera vio la oportunidad, para exponerle el modelo que había consolidado en Medellín y Cali: Una emisora dedicada, que entienda al oyente, que no sea programada por robots, que tenga programas de alta factura y que entienda que el público que escucha las noticias, es el mismo que ama los clásicos y la nostalgia. Hacer de la FM, una emisora moderna con música que todos aman sin que suene a vieja, una radio donde los clásicos no son solo un programa suelto, sino una estructura completa 24 horas los 7 días de la semana, los 365 días del año, trabajando sin parar para consolidar el esquema.

Es así como la expansión del fenómeno radial parece consolidarse como una prioridad en el país, con posibilidad de llegar, también a otras ciudades; mientras ‘el Clásico’ sigue guiando la estrategia que la  Radio Cadena Nacional, ya comenzó a implementar basado en su visión.

LA COMPETENCIA

El fenómeno de la FM, ha tocado a la competencia, por ejemplo Caracol Radio a través de su marca la W Radio, ha reaccionado, según él, en una lucha desigual de 3×1; es decir, para tratar de superar en las mediciones la posición de La FM, la W ha destinado 3 emisoras con programación W, dos en Frecuencia Modulada y una en AM, con similar programación que al momento de medir audiencia, la suma para ganar lugares en las mediciones. Pero aun así, sigue siendo líder en su formato. El último movimiento de Caracol fue crear, sólo en Medellín, W+ para dar la batalla.

Para el Clásico, la competencia radial es válida y respetable, por eso celebra que sus amigos de siempre se hayan montado en la, que para él, siempre fue la marca radial ícono de todos los tiempos en Medellín: Veracruz Estéreo. Una emisora que en la década de los 90 barrió en audiencia siendo la indiscutible número uno. Celebra su existencia, porque allí están sus amigos, que vuelven al aire, tienen una opción para trabajar en lo que les gusta; pero lamenta que la marca, esté siendo arriesgada al montarse sobre una frecuencia que no es legal y que puede ser intervenida por el Ministerio de las TIC, por su condición y apagada, generando una nueva frustración para los oyentes que la recuerdan como el ícono del pop y el rock.

La tristeza que evidencia se la produce la ilusión que ha generado en los oyentes, la Veracruz Estéreo con la que crecieron. Explica que  les puede llegar la frustración de ver a la emisora de sus vidas, cerrada sin que puedan entender porqué, ya que nunca se les contó la verdad, de que estaba sobre una frecuencia que no ha sido asignada, regresando a la ciudad pero como una radio ilegal. Pero va más profundo en el análisis de esa realidad: percibe que la frustración está en que esos miles de oyentes, que sin duda tiene Veracruz, serán invisibles de cara a las mediciones de audiencia, y que llevarán a los oyentes a preguntar por qué ellos no cuentan, cuando la respuesta está en que no pueden ser medidos oficialmente, porque legalmente Veracruz Estereo no existe como emisora.

DEL ÉXITO Y LA PANDEMA

Al ser consultado sobre su indudable éxito con La FM, el Clásico Herrera no duda en revelarlo: 1) Programar lo que le gusta a la gente, no lo que le gusta a él como director y 2) el apoyo de RCN y sus directivos que han creído en su proyecto.

Reconoce que la pandemia los ha beneficiado en audiencia, pero al mismo tiempo, los ha golpeado en la producción, pues no pueden asistir a los estudios, trabajan desde la casa y no pueden reunirse a crear como lo vienen haciendo; igualmente, resalta sobre el golpe que vienen sufriendo todos los medios por cuenta de la disminución de la pauta publicitaria, pese a crecer en audiencia. Todo por cuenta de la pandemia.

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Su visión de radio en La FM, no es ajena a la integración de las nuevas tecnologías, de las que ha proyectado una estrategia permanente de interacción a través de redes sociales, con trivias, preguntas, datos, información y otras estrategias que incentiven la participación como el uso del WhatsApp, desde el que la gente deja sus mensajes de voz.

César Augusto ‘El Clásico’ Herrera lleva 5 años de remar solo en el dial paisa y ahora ve el renacer de los clásicos que comienza a arrebatarle frecuencias a los géneros urbanos que venían siendo la constante y eso lo celebra, pues ya le hacen compañía, y de cierto modo, el que aparezcan mas emisoras con clásicos, es un reconocimiento a ese remar para mantenerlos vivos. Es un hombre feliz que ya avanza en su medio siglo de vida sintiéndose igual de joven, porque la música que le marcó en sus años mozos, es la misma, no hay forma de envejecer y a cambio, marca ahora, no solo un estilo, sino una tendencia que quiere ser emulada a nivel nacional.

No sabe que le depara el futuro. Solo sabe que está su trabajo diario. No sabe si será llamado para abandonar las tierras paisas y pisar la fría capital con el ánimo que coordine lo que podría ser un nuevo vestido de progamación nacional para La FM, basado en su modelo de radio. Solo ve que su futuro se hace día a día, mientras sigue siendo ese personaje especial, cuyas risas no le restan seriedad y amor por lo que hace.

 

Comparte este contenido: