Ifm  Noticias

La “violencia” está de moda

ENTRETENIMIENTO.

Más de 7.500 mujeres, que han sido víctimas de violencia en esta cuarentena, han llamado a la línea 155. 110 mujeres y niñas han sido asesinadas en lo que va del año. Una de cada tres mujeres en el mundo es víctima de violencia. Son cifras del oscuro panorama que envuelve a las mujeres colombianas.

Entretanto, la moda ha evolucionado. Ahora el trabajo como espectadores, no es solo observar y comprar la prenda que más gustó ver en la pasarela, sino también descifrar el mensaje oculto tras las telas. Esta es la propuesta que pone a la “violencia” de moda para detenerla.

Colombiamoda, el evento más importante de Latinoamérica en el sector, utiliza su tarima para “modelar”, como denuncia, la crítica de un hecho ahora bastante común: la violencia intrafamiliar.

La Fundación Avon Colombia y el diseñador Diego Guarnizo, presentaron este 30 de julio, una nueva colección de llamado a la ¨Libertad¨. Junto a ellos, “No Es Hora De Callar”, campaña de la periodista Jineth Bedoya, empezó la iniciativa #AisladasNoSolas.

Este proyecto busca sensibilizar y luchar contra la violencia de género. Para esto, elaboraron un video lleno de símbolos y un monólogo que hace alusión a la violencia física y psicológica que viven las mujeres en el encierro de esta pandemia.

La protagonista es Catalina García, quien dice tener miedo de las cuatro paredes que la condenan, pero en especial, miedo a él. Muchas viven lo que Catalina. A lo largo del video, se dan indicios de por qué le teme al hombre que la acompaña y dice frases como: ¨Quisiera que no me mirara porque, cuando me mira, se anticipan frases como: “¿no crees que comiste demasiado?”; y nosotras como mujeres preguntamos: ¿Y qué si comí mucho?, ¿es tu cuerpo o es el mío? , ¿es mi vida o es la tuya?”

La violencia intrafamiliar no sólo consiste en un daño físico sino también mental. Este tipo de comentarios ocasionó que Catalina llegara al punto de sentirse como una pluma. ¨A veces imagino que soy tan ligera como una pluma, el tiempo se suspende y alguien me sostiene¨, dice. “Es normal que la mujer sienta que es una pluma?. Sí, es normal. Muchas mujeres se sienten como una pluma: delicada, liviana y manipulada por el viento de otro.

Ella evoca esa inferioridad frente a quien la controla pero también su agotamiento nos conmueve. Además de soportar ese tipo de comentarios, carga con el peso de ser madre y ama de casa. Nada me da tregua, dice, ¿cuántas de ustedes se sientes identificadas?, ¿cuántas de ustedes no miran por la ventana esperando salir?, ¿ cuántas de ustedes quisieran ser una golondrina?

Todas merecemos ser una golondrina y dejarnos llevar por el aire de libertad pero, antes de volar, hay que denunciar para que otras alas no vayan a cortar.

(Dar click en el video para ver en Youtube)

 

 

Comparte este contenido: