(INVESTIGACIÓN) Este es el acumulado de denuncias y cuestionamientos por presunta corrupción en el Hospital General de Medellín que ahora investigará la Fiscalía

Los proceso de contratación en el Hospital General de Medellín, vienen siendo objeto de cuestionamientos ciudadanos, por la falta de transparencia y poca claridad que hay en los mismos.

A los cuestionamientos por la presunta compra irregular de once millones de tapabocas que no pasaron las pruebas de calidad y por la sombra que detrás de este negocio hay familiares del Alcalde, se suman otros cuestionamientos que se orientan a la manipulación en los procesos que allí se desarrollan y sobre la idoneidad de algunos funcionarios.

Las dudas vienen desde antes del mes de octubre y a diciembre, no paran. Se acabará el año con un manto sombrío sobre el Hospital General, que hasta ahora había sido insignia de la salud paisa.

Por ejemplo, el exconcejal Bernardo Alejandro Guerra se preguntó en su cuenta de Twitter, sobre el saliente tesorero del hospital, Sandro Arias, a quien, políticamente le agradecen por haber hecho una “excelente labor” cuando solamente duró dos meses para irse en el mismo cargo, a la Empresa de Seguridad Urbana, que está en cabeza del venezolano Edwin Muñoz y quien en la hoja de vida de la Función Pública, mintió al declarar que había nacido en Medellín, cuando su lugar de naciemiento es en realidad Caracas-Venezuela, una irregularidad, que según los abogados, constituye un delito de falsedad en documento público.

Pero sobre la sospechoso “traslado” del funcionario Arias, el exconcejal se pregunta por el abogado Leonardo Sandoval, de quien empleados del hospital, se ha mostrado muy molestos en los últimos días, por las informaciones que los medios de comunicación están revelando sobre el hospital y concretamente sobre los temas de contratación de la alimentación hospitalaria y los tapabocas, al punto de vociferar que está buscando al “topo” que está filtrando las irregularidades a través de denuncias que llegan de quienes protegen al hospital y no soportan los extraños comportamientos que allí se está presentando.

Las preguntas del exconcejal tienen asiento, pues la procedencia de Sandoval es extraña, pues según las denuncias, tiene oficina en la entidad y da órdenes pero su contrato, buscaría no vincular al HGM de manera directa. Sandoval, según las fuentes, proviene del Hospital Marco Fidel Suárez y sería ficha clave.

Y es que el entramado va mas allá del abogado y se compone, según las denuncias que hacen funcionarios de la misma entidad, por una especie de cartel de personas estratégicamente atornilladas que son quienes permiten que se presente un círculo “virtuoso” entre unos pocos, para acomodar la contratación y amañar procesos; sin contar las desacertadas tomas de decisiones que han puesto en aprietos la funcionalidad del hospital en medio de la contingencia por el Covid-19

Las quejas y denuncias que IFMNOTICAS ha ido acumulando, dan cuenta de la difícil situación que allí se presenta y que tiene a los trabajadores al borde del agotamiento y el estrés profundo que ya les conlleva problemas de salud.

La información suministrada compromete al área de compras con proveedores que presuntamente estarían entregando productos e insumos de deficiente calidad. Implica a nombres como Ricardo Villegas, de quien denuncian tiene a Erika María Pino como su ficha. Dicen quienes denuncian desde el Hospital, que existe un lobby profundo por parte de algunos funcionarios y proveedores para que la propia contraloría y la personería avalen los procesos que al interior se producen de manera irregular, de tal manera que todo luzca dentro de la legalidad.

Dentro de las denuncias, detallaron que Villegas es uno de los dueños de una de las empresas que tienen marcado interés en los contratos de alimentación del hospital, un jugoso contrato que también ha sido denunciado ante la Fiscalía.

RESOLUCION 998 INICIO ALIMENTACION 2 HGM by Ifm Noticias on Scribd

Sobre estos contratos, IFMNOTICIAS había publicado las denuncias pertinentes

(DENUNCIA) Alerta por oscuro proceso de contratación de alimentación hospitalaria en el Hospital General

Según denuncia el exconcejal Bernardo Alejandro Guerra, los Villegas son un clan familiar que fueron los encargados de hacer el Hospital de Caucasia.

El tema de la dudosa contratación parte de los excesivos sobrecostos, muchos de ellos datan de los meses en los que el encierro por la pandemia llevó a que funcionarios inescrupulosos aprovecharan la emergencia para comprar por encima del valor normal del mercado.

En varios correos electrónicos internos a los que el equipo periodístico e investigativo de IFMNOTICIAS tuvo acceso, se evidencia que, los encargados fueron informados de estos sobrecostos. Estos son solo tres ejemplos de esas notificaciones por correo en los en los que se advierte sobre los sobrecostos y a los que, según reportan, hicieron caso omiso.

 

De allí las preguntas a la Junta Directiva del hospital que nunca fueron respondida y que llevaron a que las mismas fueran llevadas a modo de denuncia ante la Fiscalía General de la  Nación.

Según los denunciantes del hospital, Erika Pino es uno de los ejes principales del presunto entramado, señalan que Pino sostiene una relación sentimental con Villegas quien tiene una corporación a través de la cual opera. Por ejemplo en el contrato de alimentación.

Involucran los denunciantes también a fichas que provienen de Bello. Atribuyen a este entramado la presión para que  un funcionarios del Hospital La María llegara como tesorero al Hospital General para poder terminar de atornillar las fichas claves.

Uno de los empleados que más años llevaba en el hospital era Gustavo Álvarez, quien lideró por varios años el área de contratación. A este hombre lo han relegado a funciones menores para poder poner en su cargo a personas inexpertas ques on de la confianza del gerente según indican. Igualmente, vincularon a personas procedente de uno de los hospitales privados del occidente de la ciudad cercanos al grupo que maneja el entramado.

La relación entre el gerente y Villegas parece ser fuerte y coordinada según quienes denuncian y dicen que claramente han aprovechado la coyuntura, mientras a nivel interno se ha iniciado una cacería de brujas porque estas denuncias están llegando a los medios de comunicación, a los organismos de control y la fiscalía. Indican que buscan el topo de lo que califican, “está filtrando la información”.

Leonardo Sandoval es un abogado que ejerce las funciones de abogado personal del Gerente, pero igual tiene oficina en el Hospital y da órdenes como su fuera un jefe, aseguran.

Con estas denuncias ahora actúa la Fiscalía General de la Nación que inició las investigaciones y que se espera, den frutos muy pronto ante la alarmante situación que vive el Hospital General.

En medio de todos los escándalos que se fueron acumulando, llegaron las malas decisiones, entre ellas la del cierre del programa e Ginecología Oncológica, decisión que de no ser por las oportunas denuncias del exconcejal Guerra y los medios de comunicación, no se hubiese reversado y seguramente, estaría cerrado.

Los cuestionamientos continuaron cuando con la Clínica de la 80 perteneciente a SaludCoop en Liquidación y entregada en su administración y gestión al Hospital General de Medellín. Para habilitarla y ponerla en funcionamiento se constituyó un multimillonario contrato con un proveedor bogotano, contrato que también dejó dudas.

El exconcejal Guerra también puso el dedo en la llaga sobre este episodio que IFMNOTICIAS ya había denunciado un amplia nota de investigación con los detalles de lo que acontecía de manera irregular con esa clínica adscrita al Hospital General.

(INVESTIGACIÓN) Alcalde de Medellín quiere comprar la Clínica de la 80 “contrarreloj” para ocultar las irregularidades existentes

Pero las irregularidades en los contratos y procesos al interior del Hospital General de Medellín, llevaron a más denuncias. Otra vez el exconcejal Bernardo Alejandro Guerra, puso el dedo en la llaga haciendo un llamado a la Junta Directiva nuevamente por contratos que se comenzaron a realizar afectando vigencias futuras, sin que existiera control alguno.

Hoy se conoce la muerte de uno de los miembros del cuerpo médico del hospital de Caucasia quien fue siempre defensor de lo público y luchador en contra de los entramados de corrupción que llegaron al Hospital General. Precisamente, muere porque se ignoró lo que tanto denunció: la desidia de las administraciones para proteger al personal médico

La conexión de este médico anestesiólogo con el Hospital General, es directa. Sus denuncias permitieron que se pudiera seguir la pista de las tramas de presunta corrupción que se asentaron en ese hospital de Medellín.

De todo esto ya tiene conocimiento la Fiscalía General de la Nación quien desde ahora se apersonará de estas y mas denuncias que, seguramente, llevarán a que el Alcalde de Medellín, Daniel Quintero, tenga que responder por la trama que se presuntamente se ha montado en el Hospital General. En este caso como alcalde Quintero deberá asumir la responsabilidad no solo política sino la que corresponda junto con los funcionarios implicados, en caso que las investigaciones, terminen confirmando lo denunciado por concejales, exconcejales, usuarios, trabajadores, funcionarios, proveedores en desventaja, cuerpo médico y dolientes del Hospital General de Medellín.

 

Comparte este contenido: