Ifm  Noticias

Impulsado por la ciencia y el asombro -El futuro de la pandemia Agosto de 2021-

Por : Misael Cadavid

El mundo ha estado en modo de pandemia durante más de un año y medio. El virus continúa propagándose a fuego lento; los confinamientos intermitentes son la nueva normalidad.

Una vacuna aprobada ofrece seis meses de protección, pero los acuerdos internacionales han retrasado su distribución.

Un estimado de 100 millones de personas han sido infectadas en todo el mundo y 2.5 millones están muertos.

Escenarios como este imaginan cómo la pandemia de COVID-19 podría desarrollarse.

Aunque sus pronósticos y plazos varían, los cientificos están de acuerdo en dos cosas:

COVID-19 está aquí para quedarse, y el futuro depende de muchas incógnitas, incluso si las personas desarrollan inmunidad duradera al virus, si los cambios de clima afecta su propagación y, quizás lo más importante: las decisiones adoptadas por los gobiernos y los individuos.

Muchos lugares se están abriendo y muchos otros no. Realmente todavía no sabemos qué va a pasar .

El futuro dependerá mucho de las decisiones sociales , económicas y sanitarias y qué tipo de prevención hagamos.

Los modelos recientes y la evidencia de cierres exitosos sugieren que los cambios de comportamiento pueden reducir la propagación de COVID-19 en la mayoría de veces, pero la ansiedad social ( no indisciplina ) otras veces es la regla y el contagio se exacerba.

Esta semana pasada, el número de infecciones confirmadas por COVID-19 llegó casi a los los 23 millones a nivel mundial, con alrededor de 850 muertes.

Los confinamientos , cierres o bloqueos están disminuyendo en muchos países, lo que lleva a algunas personas a suponer que la pandemia está terminando.

Pero ese no es el caso. Nos espera un largo recorrido!!

Si la inmunidad al virus dura menos de un año, por ejemplo, similar a otros coronavirus humanos en circulación, podría haber aumentos anuales en las infecciones por COVID-19 hasta 2025 y más allá.

Aquí, la naturaleza explora lo que dice la ciencia sobre los meses y años venideros.

¿Qué pasa en el futuro cercano?

La pandemia no se desarrolla de la misma manera de un lugar a otro. Países como China, Nueva Zelanda y Ruanda han alcanzado un bajo nivel de casos, después de bloqueos de diferentes duraciones, y están aliviando las restricciones mientras observan brotes.

En otros lugares, como en los Estados Unidos y Brasil, los casos están aumentando rápidamente después de que los gobiernos levantaron los confinamientos rápidamente o nunca los activaron en todo el país.

El último grupo tiene a los epidemiólogos muy preocupados.

AUN SIN PRUEBAS O UNA VACUNA, EL COMPORTAMIENTO INDIVIDUAL Y SOCIAL PUEDE HACER UNA DIFERENCIA SIGNIFICATIVA.

Pero hay noticias esperanzadoras a medida que disminuyen las cuarentenas : La evidencia preliminar sugiere que los cambios en el comportamiento personal, como lavarse las manos y posiblemente en casos muy específicos usar máscaras, persistentes más allá del estricto encierro, ayuda a detener la marea de reinfecciones.

En un informe de junio, un equipo en el MRC (El Centro para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas) en el Imperial College de Londres descubrió que entre 53 países que comienzan a abrir, no ha habido un aumento tan grande de infecciones como se predijo sobre la base de datos anteriores. Se infravalora cuánto ha cambiado el comportamiento de las personas en términos de máscaras, lavado de manos y distanciamiento social.

Los investigadores en puntos críticos del virus han estado estudiando cuán útiles son estos comportamientos. En la Universidad Anhembi Morumbi en São Paulo, Brasil, el biólogo computacional Osmar Pinto Neto y sus colegas ejecutaron más de 250,000 modelos matemáticos de estrategias de distanciamiento social descritas como constantes, intermitentes o ‘reductoras’, con restricciones reducidas en etapas, junto con el comportamiento.

El equipo llegó a la conclusión de que si el 50% de las personas son cautelosas en público y no abandonan las medidas de distanciamiento social cada 80 días podría ayudar a prevenir un brote nuevo.

En las regiones donde COVID-19 parece estar en declive, los investigadores dicen que el mejor enfoque es la vigilancia cuidadosa mediante los testeos y el aislamiento de nuevos casos y el seguimiento de sus contactos.

¿Pero exactamente cuánto rastreo de contacto y aislamiento se requiere para contener un brote de manera efectiva?

Un análisis realizado por el Centro para el Modelo Matemático de Enfermedades Infecciosas del Grupo de Trabajo COVID-19 en el LSHTM simuló nuevos brotes de contagio variable, comenzando en 5, 20 o 40 casos introducidos. El equipo concluyó que el rastreo de contactos debe ser rápido y extenso (rastrear el 80% de los contactos en unos pocos días) para controlar un brote. El grupo ahora está evaluando la efectividad del rastreo de contactos digitales y cuánto tiempo es factible mantener a las personas expuestas en cuarentena. Encontrar el equilibrio entre lo que en realidad es una estrategia que las personas tolerarán y qué estrategia contendrá un brote, es realmente importante.

Rastrear el 80% de los contactos podría ser casi imposible de lograr en regiones que aún luchan con miles de nuevas infecciones a la semana.

En el futuro, los brotes de SARS-CoV-2 podrían llegar en oleadas cada invierno. El riesgo para los adultos que ya han tenido COVID-19 podría reducirse, como con la gripe, pero dependería de cuán rápidamente desaparezca la inmunidad a este coronavirus.

No se sabe si la infección con otros coronavirus humanos puede ofrecer alguna protección contra el SARS-CoV-2.

En un experimento de cultivo celular que involucra SARS-CoV-2 y el SARS-CoV estrechamente relacionados, los anticuerpos de un coronavirus podrían unirse al otro, lo que inmunológica mente es prometedor.

Para poner fin a la pandemia, el virus debe eliminarse en todo el mundo, lo que la mayoría de los científicos consideran casi imposible debido a lo generalizado que se ha vuelto, o las personas deben desarrollar inmunidad suficiente a través de infecciones(inmunidad de rebaño) o una vacuna.

Se estima que el 55–80% de una población debe ser infectada para lograr inmunidad colectiva.

¿Qué pasa después?

Por ahora, los esfuerzos de mitigación, como el distanciamiento social, deben continuar el mayor tiempo posible para evitar un segundo brote importante.

¿Qué pasará cuando haga frío?

Ahora está claro que el verano no detiene el virus de manera uniforme, pero el clima cálido podría facilitar su contención en las regiones templadas.

En áreas que se volverán más frías en la segunda mitad de 2020, los expertos creen que es probable que haya un aumento en la transmisión.

Muchos virus respiratorios humanos (influenza, otros coronavirus humanos y virus sincitial respiratorio (VSR)) siguen oscilaciones estacionales que conducen a brotes de invierno, por lo que es probable que el SARS-CoV-2 haga lo mismo.

¿Qué sucede en 2021 y más allá?

El curso de la pandemia el próximo año dependerá en gran medida de la llegada de una vacuna y de cuánto tiempo el sistema inmune permanezca protector después de la vacunación o la recuperación de la infección.

Muchas vacunas brindan protección durante décadas, como aquellas contra el sarampión o la poliomielitis, mientras que otras, como la tos ferina y la gripe, desaparecen con el tiempo.

Del mismo modo, algunas infecciones virales provocan inmunidad duradera, otras una respuesta más transitoria.

La incidencia total de SARS-CoV-2 hasta 2025 dependerá de manera crucial de esta duración de la inmunidad.

Los investigadores saben poco sobre cómo
dura la inmunidad prolongada contra el SARS-CoV-2. Un estudio de 15 pacientes en recuperación encontraron que los anticuerpos persistieron hasta 40 días después de la inicio de infección; varios otros estudios sugieren que los niveles de anticuerpos disminuyen después de semanas o meses .

Las cuarentenas podrían ser necesarias de forma intermitente durante años para suprimir los picos de COVID-19.

Si las infecciones continúan aumentando rápidamente sin una vacuna o inmunidad duradera, veremos una circulación regular y extensa del virus. En ese caso, el virus se volvería endémico. Eso sería realmente doloroso. Y no es inimaginable: la malaria, una enfermedad prevenible y tratable, mata a más de 400,000 personas cada año.

Si el virus induce inmunidad a corto plazo, similar a otros dos coronavirus humanos, OC43 y HKU1, cuya inmunidad dura aproximadamente 40 semanas, entonces las personas pueden reinfectarse y podría haber brotes anuales.

Otra posibilidad es que la inmunidad al SARS-CoV-2 sea permanente. En ese caso, incluso sin una vacuna, es posible que después de un brote de gran alcance mundial, el virus pueda quemarse y desaparecer para 2021.

Sin embargo, si la inmunidad es moderada y dura aproximadamente dos años, podría parecer si el virus ha desaparecido, pero podría reaparecer tan tarde como 2024.

Ese pronóstico, sin embargo, no tiene en cuenta el desarrollo de vacunas efectivas. Es poco probable que nunca haya una vacuna, dada la gran cantidad de esfuerzo y dinero que se invierte en el campo científico y el hecho de que algunas candidatas ya están siendo probados en humanos.

La Organización Mundial de la Salud enumera 26 vacunas COVID-19 actualmente en ensayos en humanos, con 12 de ellas en ensayos de fase II y seis en fase III. Incluso una vacuna que proporcione protección incompleta ayudaría al reducir la gravedad de la enfermedad y prevenir la hospitalización.

Aún así, llevará meses fabricar y distribuir una vacuna exitosa.

El mundo no se verá afectado igualmente por COVID-19. Regiones con poblaciones mayores podría ver desproporcionadamente más casos en el futuro.

Hay una cosa que todos los países, ciudades y comunidades tocadas por la pandemia tienen en común: Hay tanto que aún no sabemos sobre este virus . Hasta que no hayan  mejores datos, solo vamos a tener mucha incertidumbre.

Las tendencias y lecciones dadas de ocho epidemias mundiales de influenza apuntan a una actividad significativa de COVID-19 durante al menos los próximos 18-24 meses, ya sea en una serie de picos y valles que disminuyen gradualmente, o como una “combustión lenta” de transmisión continua sin un claro patrón de onda .

Sin embargo, estos escenarios siguen siendo solo conjeturas, porque hasta ahora esta pandemia no ha seguido el patrón de la gripe pandémica.

Es momento que así la pandemia esté dejando grandes estragos económicos y lo más doloroso muchas pérdidas humanas , pasemos de la medicina basada en la experiencia a la medicina basada en la evidencia y esto sólo se logra acogiéndonos estrictamente al método científico, para que el futuro sea más prominente y le ganemos la batalla a este enemigo invisible .

Comparte este contenido: