Gobierno fija el salario mínimo por encima de 1 millón de pesos

El gobierno fijo a primera hora de esta mañana el nuevo salario mínimo en 1.014.980 incluido el subsidio de transporte. Así lo dio a conocer el presidente en su cuenta de twitter.

De lo expuesto por las partes en la Comisión de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, y en la que se marcó una amplia diferencia entre la propuesta de los trabajadores del 14% y de los empresarios de 2,7%, en el ambiente este incremento finalmente  quedó en el 3,5%

En las últimas horas, el Ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, había salió a calentar el ambiente al señalar que durante el gobierno Duque se han hecho “los incrementos reales más altos de este siglo».

Sostuvo que los aumentos que se dieron el año pasado (2,8% real) y este año (2,2% descontando la inflación), representan un incremento del 5% en el poder adquisitivo de los trabajadores que ganan el mínimo, es decir, por encima de la inflación.

Señaló el funcionario que “lo que este Gobierno quiere es que el trabajador en Colombia que gana un salario mínimo legal mensual no solo mantenga su poder adquisitivo, sino que éste crezca”.

Con estas declaraciones ya el país especulaba que el aumento estaría por encima de la inflación de este año, que el equipo técnico del Banco de la República calculó en 1,5%, es decir, un incremento real del 2%.

El incremento superó la iniciativa hecha por los empresarios durante las negociaciones en la Comisión, del 2,7%, pero está muy lejos de la propuesta de los  sindicatos del 14%.

El aumento del 3,5%, hace que los trabajadores que devengan el mínimo en Colombia pasarán de recibir, a partir del primero del enero del 2021, un básico de $877.803 a $908.526 y el subsidio de transporte pasaría de $102.854 a $106.454. Con ello el salario quedaría en $1.014.980.

Con el 3,5% de aumento, la cifra supera por 0,8 puntos porcentuales a la última propuesta de los empresarios, que se quedó en 2,7%, es decir $23.700.

Analistas coinciden en que este ajuste, como se esperaba, es más cercano a los planteamientos de los gremios que protagonizaron, junto a los sindicatos, un debate que no llegó a ningún acuerdo y quedó en manos del Ministerio de Trabajo.

Para Stefano Farné, director del Observatorio Laboral de la Universidad Externado, lo más probable es que 3,5% fue lo máximo que los empresarios estaban dispuestos a pagar y así se lo habrían hecho saber al Gobierno.

“No me parece un mal arreglo teniendo en cuenta los tiempos que vivimos. Hay pérdidas muy grandes tanto para empresarios como para trabajadores. Este es un año muy atípico para fijar un aumento del salario mínimo”, dijo.

Hasta el último momento, las centrales obreras se mantuvieron en que el aumento del mínimo debía ser de 14%,  dejarlo en un millón de pesos, más un auxilio de transporte de $120.000.

En recientes declaraciones, el ministro de Trabajo había dado a entender que el Gobierno se basaría en las fórmulas clásicas que miden productividad e inflación para definir el mínimo.

También el Presidente Iván Duque anunció que va a encontraría un equilibrio para establecer el salario mínimo, que regirá para el 2021 en el país, en el que se beneficie tanto a trabajadores como a empleadores.

“Un aumento desproporcionado afecta empleo, destruye empleo, y mucho más en esta situación, y un aumento tenue a lo que conduce es a que se pierda poder adquisitivo por parte de los trabajadores”, afirmó el Mandatario.

Duque destacó que su Gobierno tiene autoridad moral sobre el tema, ya que desde la administración del Presidente Virgilio Barco, este es “el Gobierno que más aumento real del salario mínimo ha tenido”.

Al respecto, el Mandatario comparó algunos indicadores: el año 2015, el aumento real fue del 0,9%; en el año 2016, del 0,2%; en el año 2017, del 1,2%; en el año 2018, del 1,8%; el primero que hizo nuestro Gobierno, 2,8%, y el segundo, 2,2%.

“Es decir, nosotros, sin haber anunciado, sin haber tomado la decisión de este año, ya estamos por el orden del 5% de aumento real del salario mínimo”, explicó el Presidente.

Debido a las implicaciones que representa para la economía el aumento del salario mínimo, Duque enfatizó que hay que ser lo suficientemente cautelosos para que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo y “porque estamos en un proceso de recuperación de mercado laboral, donde no podemos tener un aumento desproporcionado, que afecte esa dinámica de creación de nuevos puestos de trabajo o que destruya empleo”.

De otra parte, el ministro del Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, salió al paso y dio respuesta a las peticiones hechas por el sector sindical, con respecto a la renta básica dijo: “El Gobierno Nacional deja claro que creó el programa de Ingreso Solidario, con el que se brinda protección a más de 3 millones de hogares, el cual se mantendrá hasta junio del próximo año. Lo que hay aquí son diferencias conceptuales de políticas públicas. Nosotros asumimos la renta básica como ingreso solidario”.

En cuanto al apoyo de las pequeñas y medianas empresas, señaló que no hay que olvidar las grandes inversiones que se han hecho, el apalancamiento financiero, la modificación de algunas tarifas, entre otras medidas contenidas en la ley de emprendimiento impulsada por el Gobierno y aprobada por el Congreso la semana anterior. Al igual que las múltiples medidas que se han tomado para la reactivación económica y los esfuerzos macroeconómicos y empresariales para salir adelante. “Los invito también a revisar los alcances de leyes como la de Emprendimiento y de Turismo”.

Igualmente se refirió a la evolución de los programas de apoyo a la nómina, del Programa de apoyo al empleo formal, PAEF; del Programa de apoyo para el pago de la prima de servicios, PAP y auxilio a trabajadores con contratos suspendidos, para los que se han destinado en la fase uno, $3.3 billones.

Respecto al decreto 1174, el titular de la cartera laboral recordó a los representantes de las organizaciones sindicales, la invitación hecha a ser parte de las mesas de trabajo para crear conjuntamente dos decretos y hacer claridad en cuanto a la protección, los Beneficios Económicos Periódicos, BEPS y la movilidad de los sistemas.

Reiteró el compromiso del Gobierno Nacional para avanzar en la formalización de las plantas de personal, haciendo especial énfasis en el sector salud y dijo “Lo que hay aquí es actitud de formalización”.

Comparte este contenido: