Ifm  Noticias

En defensa de la Policía

Por: Diego Arango

Quiero ser concreto y sin vacilaciones: la policía es el cuerpo legítimo que protege y defiende a la ciudadanía. Constitucionalmente la policía tiene una responsabilidad superior, es símbolo de autoridad y respeto. Pero sucede que hoy a la policía se le ha perdido el respeto, los delincuentes y revoltosos la agreden sin compasión, los medios de comunicación la estigmatizan, gran parte de la población hace eco de lo anterior, la desprestigia y para colmo de males, la misma institución y los gobiernos sean, el nacional o los locales, se solidarizan afirmando severas sanciones contra policías, que en defensa de la ley han utilizado la fuerza contra personas que de alguna manera están transgrediendo el orden y la ley.

Ser policía no es fácil, es estar en la disyuntiva de cumplir con su deber o dejar pasar la infracción o el delito y como la ciudadanía no los respeta, se atribuyen el derecho de agredir a los agentes y si el policía responde y domina al agresor, termina siendo culpable de haberlo vencido y hasta ahí le llegó su carrera y su vida, pues acaba sancionado, despedido y muchas veces enjuiciado y condenado.

Es cierto que han existido casos donde la policía se ha excedido, pero siendo sinceros y objetivos, en una lucha con un energúmeno, muchas veces borracho y agresivo, el policía en el furor del forcejeo se la ido la mano con terribles consecuencias, como recientemente sucedió con el ciudadano que falleció posteriormente a causa de los corrientazos del taser. De ninguna manera los policías querían hacerle daño o causarle la muerte, solo querían dominarlo y ya se sabe el resultado. La violencia con violencia se paga.

Pero al poco tiempo de haberse conocido este hecho, cientos de vándalos irrumpieron a la calle, destrozando estratégicamente 53 Cais e incendiando otros 17, quemando 77 buses, destruyendo articulados y estaciones de Transmilenio, sacando armas de fuego y disparando contra todo el mundo causando la muerte de 9 civiles e hiriendo gravemente a mas de 120 ciudadanos y 93 policías, con mas de 140 mil millones de pesos en daños.

¿Fue aquello espontáneo? Por supuesto que no, esos colectivos vandálicos creados por la izquierda extrema, estaban al acecho de cualquier circunstancia para actuar de inmediato con sus actos destructivos en todos los puntos cardinales de Bogotá y de otras ciudades del país. La población civil no reacciona así, eso es materia del vandalismo organizado, patrocinado y orquestado por extremistas ideológicos que el país los conoce y que tanto daño han hecho y seguirán haciendo, buscando el desprestigio y animadversión hacia las autoridades legitimas de la nación.

Debemos ser sensatos, no son los extremistas quienes nos van a garantizar el orden, la vida y los bienes, son las autoridades y así en la legitima defensa se hayan excedido, debemos comprender que controlar delincuentes y sediciosos no es trabajo de ángeles, es de hombres fuertes decididos a hacer respetar la ley y la ciudadanía. ¡Hay que apoyar a nuestra policía!

arangodiego@hotmail.com

Comparte este contenido: