Ifm  Noticias

El mensajero del Averno

Por: Crl. (r) Oscar Ricardo Colorado Barriga

Solo una persona contaminada, es capaz de aseverar que el Ejército Nacional entrena a sus soldados para violar menores de edad, sin embargo, esta ruin afirmación hecha por el expresidente Samper, obedece a un plan articulado para desprestigiar, arrinconar y frenar el ímpetu militar, como a este bodrio le consta, es la única institución que ha impedido que la izquierda criminal y narcotraficante se tome el poder en Colombia, como ocurrió en su nefasto gobierno patrocinado por carteles de la mafia.

Este personaje a quien el indultado terrorista “timochenco” llama camarada y los carteles de la mafia “bojote”, ha sido la caja de resonancia del lúgubre Hugo Chávez y HOY EL RAZONERO DE SU LUGARTENIENTE Maduro, responsables de la miseria venezolana, defensor a ultranza del régimen de opresión y hambre cubano, el mismo a quien su Ministro de Defensa, señaló de tener vínculos con el cartel de Cali y al día de hoy, es culpado por la misma familia como responsable del magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado.

El socarrón Ernestico, jamás perdono el actuar honorable y patriótico del ilustre General Cifuentes Ordoñez Ricardo Emilio, quien prefirió dar un paso al costado, manifestando: “lo que me dicta mi conciencia, mis principios, convicciones, simplemente consiste en que el Presidente de la República no merece mi respaldo.”, hombre probo quien 20 días después de su renuncia, fue víctima de un atentado fallido donde pereció su amado hijo o que decir, de la actuación impecable del General Harold Bedoya Pizarro, quien contra viento y marea mantuvo la moral combativa de unas fuerzas militares abandonadas a su suerte por un gobierno indigno e ilegal, quien tuvo que acudir a lo que la prensa denomino ruido de sables, para evitar la claudicación del estado,   que como única salida a su gestión procede a retirarlo del servicio por considerarlo un palo, en la rueda de sus miserables planes.

El panorama es preocupante:  Cepeda, Sanguino y Aida solicitan recortar el presupuesto de la Fuerza Pública, el partido de la rosa (hijo del espurio proceso de paz) clama por reformar la doctrina militar, Bolívar y Petro (alias cacas) a gritos piden que a los militares procesados los tiren en una mazmorra similar a las utilizadas por los terroristas del M-19 e instigan a la desobediencia civil, por su parte la señora del turbante demanda que reconozcan como democracia modelo a Venezuela y cuba, Roy Barreras y Benedetti, ensalzan la JEP como ejemplo de justicia, muy a pesar de no haber procesado un solo guerrillero y le gritan guerrerista a todo aquel que no se abrace con el pedófilo de tornillo, los partidos de izquierda piden el desmonte del ESMAD y acabar con la inteligencia del estado y ahora para completar, el vil pronunciamiento de los hermanos Samper; están  todos en sintonía cumpliendo el libreto que corresponde a la combinación de todas las formas de lucha, para conseguir desestabilizar el estado y montar un régimen socialista que los perpetúe en el poder aun a costa del fracaso como nación.

Es de resaltar la posición adoptada por el Señor General Comandante del Ejército Nacional, en defensa del HONOR MILITAR, frente al pronunciamiento del “señor Samper”  no dudó en llamarlo: “mensaje desobligante….tratándose de una afirmación realizada por un Expresidente de la República, no la puedo asumir como una expresión irresponsable y temeraria….dado que la afirmación corresponde a un delito”  y a través de rueda de prensa, carta al expresidente y solicitud al Fiscal General, exigió  una investigación que ojalá llegue a feliz término y el audaz procurador General que no duda en investigar todo lo relacionado con las Fuerzas Militares, asuma su función y también le exija suministre las pruebas o de lo contrario coadyuve a que lo investiguen penal y disciplinariamente por calumnia e injuria, de ser viable.

Ningún delito cometido en contra de menores de edad por un ciudadano, puede pasar por alto y estos jóvenes (entre 19 y 20 años) soldados regulares, los cuales prestaban servicio militar obligatorio e inmediatamente fueron retirados del Ejército por su pésima conducta, demostrándose que no son la excepción. Ahora bien, penalmente aceptaron su responsabilidad penal ante un Juez Municipal de Control de Garantías, siendo privados de la libertad en una CÁRCEL MILITAR, no en un club como vocifera Cepeda y próximamente un Juez de conocimiento emitirá sentencia condenatoria acorde a su responsabilidad (cómplice-autor) bajo el rigor del sistema acusatorio como está dispuesto en la Ley 906 y el Código de infancia y Adolescencia.

Los partidos de izquierda y los senadores que votaron por la no cadena perpetua a violadores y hoy desvergonzadamente la piden en este caso, envestidos de una doble moral, olvidan que ellos mismos en contubernio con Samper y Santos, se confabularon para proteger a sus amigos de las FARC y convertir el delito atroz del acceso carnal violento en una falta menor, posando hoy en día, sonrientes con los cabecillas de esta guerrilla, quienes sistemáticamente cometieron los vejámenes más salvajes en la humanidad de niños y niñas inclusive menores de 10 años, entre otros casos, denunciados por la Corporación Rosa Blanca, la cual aporta fechas, víctimas y nombre de victimarios y a quienes  la JEP  y demás organismos de control se niegan a escuchar.

Como era de esperarse este mensajero del averno, contesta la carta del Señor General Comandante del Ejército escurriendo su responsabilidad y en un lenguaje dialéctico propio de la izquierda cobarde, espera confundir y desconocer las graves y ultrajantes acusaciones hechas a una institución, que con la sangre de sus héroes ha mantenido la democracia aun a pesar de pésimos presidentes, enredados y protegidos como él con el narcotráfico. En su desfachatez sin límite se atreve a decir: “le confieso que yo me encuentro más extrañado que usted… en el sentido preciso de mi opinión que, según parece, fue interpretada de manera interesada y de la cual usted resulto mal informado…”, expresión usada frecuentemente por los guerrilleros indultados los cuales posan de faro de la moral; fiel a su estilo cínico y taimado, este personaje cierra su misiva afirmando que cumple “tareas humanitarias en favor de la paz de Colombia”.

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo” ABRAHAM LINCOLN

POSDATA: “Señor Presidente, la prudencia es un don, sin embargo, hay afrentas que merecen una respuesta y usted como Comandante Supremo de la Fuerza Pública también ha sido agredido.”

 

Comparte este contenido: