Ifm  Noticias

Echarle cabeza a nuestros cabecillas/ ¿Lider? es…

Foto de Álvaro Cardona

Por: Alejandra Quintero.

La presentadora de televisión Maria Lucia Fernandez pronuncia las palabras: ¨Un nuevo campesino y líder social fue asesinado en Corinto, Cauca¨. Su voz televisiva resuena en las cocinas humildes de los campesinos, en las cocinas básicas de la clase media y en las cocinas majestuosas de la clase alta colombiana. Los rurales, colegas de Arcila, lloran mares de lágrimas su pérdida. Uno más en su lista de defensores ha muerto y una esperanza más de defensa está muerta. Los urbanos, distantes de Arcila, bostezan. Otro líder social asesinado ya no es noticia nueva para ellos. Gran parte de la juventud se ha acostumbrado a tanta violencia y tanta muerte que se ha vuelto insensible a los nuevos casos. Vivir en Colombia es recibir de manera constante noticias donde priman las tragedias, las masacres y los asesinatos.

Sin embargo, en esta época de crisis sanitaria, estos y otros problemas que enfrenta la sociedad colombiana, se esconden entre letras y fotos de tapabocas. Francia Márquez, lideresa social y activista ambiental, piensa que la pandemia sirvió para ̈ limpiar ̈ las manos sucias de ese modelo de Gobierno que no pone cara a los asesinatos de líderes sociales, campesinos, indígenas, afrodescendientes, entre otros. ¿Ya no existen más problemas fuera del coronavirus? ¡No!, sólo hay Covid-19 para mencionar. ¿ Acaso ya no mueren más niños en la Guajira por falta de agua?, ¿ya no existe ni funciona el narcotráfico?, ¿ ya no amenazan ni asesinan a nuestros líderes?…

Pero, ¿a quién llamamos nuestros líderes?, Les pregunto. ¿Alguno conoce uno de los siguientes nombres?: ¿Maria Patricia Tobón Yagarí, Marino Córdoba o Yolanda Perea?. No importa si no los identifican porque de seguro sí conocen estos otros: Nelson Mandela, Malala o Mahatma Gandhi. Cómo no, son líderes universales capaces de entonar su voz hasta el otro lado del mundo. Y este, es otro problema: no conocemos a nuestros defensores locales porque no son cercanos a nuestro entorno urbano y porque no tienen cómo difundir su voz.

Ahora bien, la razón por la cual no se tiene conocimiento y sensibilidad de aquellas personas, es por su falta de conectividad. En una entrevista de Semana Tv, Francia Marquez, opina que no se puede acceder a medios de comunicación de la misma manera como los ‘otros’ acceden. Dice que el país se rige por solo unas cuantas voces, las demás callan por miedo al debate y las discusiones, palabras más palabras menos, por miedo a ser callados de por vida. Si lo piensan, el momento en el que escuchamos o leemos el nombre de aquel defensor, es cuando se anuncia su muerte o cuando ya fue asesinado.

Como ciudadanos debemos ser más cercanos y sensibles a nuestros líderes, aquellos que día a día luchan por nuestros hermanos.
Como ciudadanos no debemos ignorar los diversos problemas que enfrenta Colombia fuera de la crisis sanitaria.
Como ciudadanos debemos exigirle al Estado un mayor compromiso de protección a los líderes y lideresas sociales, ambientales y comunitarios y que se les brinde más conectividad a los pueblos colombianos.

Si los apoyamos, nos estamos apoyando.

¨La sociedad se transforma desde adentro de cada individuo. Por eso todos somos líderes, todos tenemos la capacidad de modificar esta realidad¨, dice DJ Corpas, Systema Solar.

Recomendación del día: Podcast ´Voces a Prueba de Balas´, disponible en Spotify, que integra las voces de 11 hombres y mujeres defensores de derechos humanos a quienes la violencia ha querido callar.

 

Comparte este contenido: