Ifm  Noticias

Documento Oculto: El clímax de la película

Po:r Claudia Posada

El asunto reventó en abril de 2018 cuando el túnel de desviación no soportó y los dos construidos de acuerdo con los diseños originales ya se habían sellado, sin considerar, tal vez,  que esa decisión podría ser más que de riesgo, gravísima.  En la construcción de la Hidroeléctrica Ituango –megaobra de una dimensión gigante- los inconvenientes ingenieriles -analizados distintos aspectos- se evidenciaron, tal parece, desde 2013. Cuando fue acordado en 2016 el Plan de Aceleración de esta enorme y compleja construcción –sin antecedentes en el país- ya existían en actas de Juntas anteriores, más o menos entre 2010 y 2013, y posteriores, decisiones similares. Finanzas y Turismo.com –por referirnos sólo a uno de los tantos informes al respecto- dijo el 6 de abril de 2016 lo siguiente: “Uno de los aportes más importantes divulgados en la Asamblea (?) fue la aprobación, por parte de la Junta Directiva de Hidroituango, del Plan de Aceleración de la construcción del proyecto que garantizará la puesta en marcha de la primera etapa en noviembre del 2018”.

Ese afán es incuestionable; según actas de Junta auscultadas por la Contraloría General de la Nación en sus averiguaciones sobre las posibles causas de la contingencia en Hidroituango, el origen estaba algunos años atrás. Caracol presentó un resumen al respecto divulgado el 20 de septiembre de 2019 del que extractamos:

“Advierte el ente de control fiscal que desde el año 2013 ya se avistaban irregularidades e inclusive había, en ese entonces, alertas tempranas relacionadas con falta de gestión por parte de los encargados de la generadora de energía y ausencia de alternativas para recuperar el tiempo de retraso.

Hace ahínco el informe en que EPM en su afán por cumplir las fechas establecidas en el cronograma inicial de construcción, ejecutó el plan de aceleramiento, el cual resultó tardío y carente de rigor desde el punto de vista técnico.

“La Junta de Asesores advirtió que existían grandes riesgos de ejecutarse estas obras de aceleración, no obstante lo anterior, el constructor decidió iniciar estas obras, aún sin contar con la modificación a la licencia necesaria para su ejecución (…) El Plan de aceleración fue tardío porque se acercaba el cumplimento de las fechas de los hitos establecidos previamente debían cumplir con las fechas para no asumir el costo que les significaría no entrar en operación según el cronograma”, indica el informe de la Contraloría”.

Por su parte, el equipo de análisis de causa raíz,  realizado por la compañía SKAVA Consulting S.A. que es una empresa de ingeniería especialista en proyectos de obras subterráneas, con presencia en Chile, Perú, Europa y USA, además de contar con vasta experiencia a nivel nacional e internacional, fue desestimado en su momento por la firma Integral que cuestionó su modelo de trabajo,  con lo que justificó de alguna manera el marginarse de responsabilidades. Desde luego se entiende, que la suma de posibles decisiones en el transcurro del tiempo no pueden atribuirse a una empresa en particular solamente, y por lo mismo tampoco a una Junta de EPM de manera aislada. Lo cierto es que, observaciones de la Contraloría, con relación a los resultados que presentó SKAVA en casi 200 páginas, además en videos, exposiciones personales, cuadros y gráficas, podría decirse que coinciden en gran parte.

Comparados aquellos,  con la Aseguradora Mapfre (que en septiembre de 2019 determinó que la causa de la contingencia está enmarcada en la cobertura de la póliza)  ahora entra a jugar de manera protagónica pues según el actual gerente de EPM Álvaro Guillermo Rendón López, repetirá contra Integral. A la vez,  se descubre el “documento oculto” que contiene las posibles causas de las alarmantes situaciones  en abril y mayo de 2018, las mismas que hacen evidente fallas graves en la obra, pero de las que apenas ahora, con el célebre descubrimiento del informe soterrado, cambian la esencia de  la polémica. Parece ser que la información rescatada, ratifica que la Contraloría fue eficiente en su trabajo, y que el modelo de análisis por parte de SKAVA fue el adecuado pues los llevó a conclusiones ciertas.

Como ciudadanos de la capital antioqueña,  para los usuarios de los servicios de EPM, además para los contratistas de la mega obra Hidroeléctrica –con mayor razón-  y obviamente para quienes intervinieron en decisiones que los comprometen -segun contenidos  que se orquestan en trinos muy beligerantes-  el asunto pasó a mayores porque ya no se trata de la pelea “Fico-Quintero” que a nada llevaría, sino de movimientos oscuros; acciones que enredan la crisis cada día más. Los ánimos alterados al develar el dichoso “documento oculto” nos van acercando al clímax donde la trama se resuelve. Esperamos que como en un guion cinematográfico dramático, el asunto central, Hidroituango, se salve.

 

 

Comparte este contenido: