Ifm  Noticias

(DENUNCIA) Veeduría Todos por Medellín, desmiente al Alcalde Daniel Quintero con cifras de morosos de EPM

El Alcalde de Medellín nuevamente da que hablar por la manipulación que hace de las cifras, con la misma técnica de maquillaje en las que con una seguridad imperiosa, se atreve a darlas como ciertas pero que luego se descubren que pasan por mentirosas. Y es que la actitud del alcalde con respecto a revelar cifras, no genera confianza y mas, cuando parece ser un mal endémico en la administración, en donde ya se ha comprobado que se maquillan las cifras, con alguna intención todavía desconocida; pero que genera sospecha.

En esta ocasión la Veeduría Todos por Medellín, encontró en las revelaciones del Alcalde Daniel Quintero, un manejo de cifras que para nada corresponde con la realidad, en el tema de la morosidad que por cuenta del encierro por la pandemia, supuestamente, se había alcanzado en Empresas Públicas de Medellín.

En un video, la Veeduría deja en evidencia que el alcalde Quintero, pretendió hacer creer que el 90% de los usuarios de EPM dejaron de pagar sus facturas durante el encierro por la pandemia y que esto sería un duro golpe para las finanzas del ente autónomo; además de que por cuenta de las demoras en HidroItuango, se bajarían las transferencias a la ciudad, dando a entender que la administración también pasaría malos momentos económicos.

Pero la realidad es otra. Según las revelaciones de Todos por Medellín, la morosidad en EPM durante el tiempo de encierro por la pandemia, no alcanzó siquiera el 10% lo que muestra una diferencia del 80% en entre lo expresado por el Alcalde y lo que realmente ocurrió. Es decir que de cada 100 habitantes, el alcalde hizo creer que 90 habían dejado de pagar, cuando realmente dejaron de hacerlo apenas 10 habitantes; entonces, ¿qué pasó con esas otras 80 personas?, ¿de dónde sacó la cifra?, ¿realmente su equipo es tan malo que no le da los datos correctos?, ¿es una tendencia compulsiva a la mentira?.

Con las cifras reales reveladas por la Veeduría Todos por Medellín, hay dos impactos que incluso pueden terminar siendo interpretadas como faltas graves de un funcionario y hasta en delito. Uno es la desinformación que genera y que según las normas, tipifica una falta contra la transparencia administrativa y la segunda es que al hablar de los estados financieros de EPM con cifras mentirosas, genera un delito tipificado en las normas colombianas, denominado “Pánico Financiero” que puede generarse al irresponsablemente alarmar con informaciones falsas, el estado de una empresa.

Corresponderá ahora a los organismos de control, verificar la información y tomar las medidas pertinentes, pues alertar de pérdidas inexistentes en EPM, genera desconfianza en el sector financiero, inversionista y pone en riesgo el estatus de las Empresas Públicas ante las calificadoras internacionales de Riesgo.

Con esta, se suma una mas de las mentiras del alcalde Daniel Quintero, que ya copa la paciencia de los ciudadanos, cada vez, más indignados.

Todos por Medellín, hizo un juicioso análisis y recuento de la nueva “falacia” del Alcalde, desmontando la mentira de la siguiente manera:

Las cifras no mienten, una nueva imprecisión en la que incurrió el alcalde Quintero Calle

Daniel Quintero y el arte de la exageración. Una nueva afirmación inexacta, sin sustento y engañosa por donde se le mire del mandatario quedó en evidencia sobre un tema neurálgico que involucra a Empresas Públicas de Medellín y su relación con los clientes de servicios de energía eléctrica, agua y gas en la capital antioqueña.

Lo dijo Quintero Calle en agosto pasado, en una Mesa de Trabajo con el programa Medellín Cómo Vamos, donde afirmó que la caída en el pago de los servicios públicos era tal que calculaban una reducción de hasta el 80 % en las transferencias de EPM al Municipio:

EPM, al principio del año, cuando empezó el coronavirus, tuvo un golpe muy fuerte, la gente dejó de pagar los servicios, el 90 % de las personas dejaron de pagar servicios públicos, el Gobierno Nacional sacó unas medidas que le permitían a la gente no pagar, adicionalmente la gente no tenía con qué pagar y dejó de pagar, y nosotros estimábamos en ese momento que el golpe era tan grande, tan fuerte, tan duro, sumado también a unos temas cambiarios, que el impacto para el próximo año iba a ser… que íbamos a pasar de unas expectativas de transferencia de $1.5 billones a $300.000  millones, eso implicaba 1.2 billones de reducción de presupuesto. Ese sería el golpe financiero más grande y es el golpe que están viviendo muchas ciudades”, dijo en su momento antes de aclarar que otros temas como el recaudo de predial también podían pasar factura.

Siguió Quintero aquel día su intervención con un panorama menos fatalista: “La buena noticia es que a junio esa reducción a $300.000 millones ya no era tan evidente y ya estábamos más en un número parecido a $700.000 millones de utilidades para el municipio y nosotros creemos que si esa tendencia se mantiene podríamos lograr al menos arañar o rayar el $1 o $1.2 billones”.

Pues bien, la veeduría Todos por Medellín se dio a la tarea de averiguar la cifra de morosos en la ciudad durante lo corrido del 2020, en un año complejo con una pandemia aún en curso, y pudo evidenciar que los números oficiales distan mucho de ese panorama apocalíptico que planteó el mandatario municipal. Vale recordar que desde hace una década para EPM los estados “desconectados” y “suspendidos” no tienen validez y se clasifican como “morosos” los clientes que tienen un estado de facturación con más de dos cuentas vencidas.  Este grupo se divide en dos: morosos entre 2 y 7 cuentas vencidas y más de 7. El primer grupo acarrea suspensión y el segundo desconexión del servicio, aunque esto cambió para este 2020 con motivo de la pandemia en el marco de la declaratoria de Emergencia Social y Económica (ver nota al pie).

Lo cierto es que, de acuerdo con los datos entregados por EPM a la Veeduría vía derecho de petición, a pesar de que sí aumentó el porcentaje de morosidad tanto en energía eléctrica, acueducto y gas, las cifras nunca estuvieron cerca de alcanzar el 90%.  

Las cifras no mienten. Si miramos solo energía eléctrica en lo corrido del 2020 el porcentaje de morosidad (de cuentas con retrasos de entre 2 y 7 meses) de los clientes en Medellín hasta marzo deambulaba entre el 0,4% y el 0,5 %. En abril comenzó a subir por las consecuencias económicas y sociales del confinamiento y se ubicó en 2,6 % y en junio alcanzó el pico de morosidad con un 8 %, cifra que dista mucho del panorama planteado por el alcalde Quintero Calle que hacía referencia a que 9 de cada 10 clientes se estaban colgando en el pago de los servicios públicos. Si miramos las cifras en el Valle de Aburrá, la tendencia de aumento de morosidad entre abril y junio no cambia mucho y para energía eléctrica se mantiene siempre en valores por debajo del 9 %.

Cultura de pago

Las cifras de morosos en acueducto y gas en Medellín tampoco muestran comportamientos muy diferentes. El primero subió de 0,7 % en marzo del 2020 a 3,2 % (abril) y 9,3 % en mayo. En gas, por su parte, se registran los porcentajes más altos al pasar de un 0,5 % en marzo a un 2,8 % en abril; un 9,0 % en mayo y un 9,7 % de morosidad en junio del 2020. En todos los casos mencionados los valores de morosidad alcanzaron el pico entre mayo y junio, pero de ahí han venido en descenso conforme las cuarentenas se fueron flexibilizando y la gente tuvo facilidades de obtener ingresos y honrar sus deudas.

Esa tendencia se confirma si se miran las cifras de recaudo en Medellín en los servicios públicos, indicador que cayó un 9,6 % de marzo a abril y volvió a caer un 6,9% en mayo, pero que en los meses siguientes se recuperó y en agosto ya mostraba valores similares a los de antes de la pandemia. En gas, la caída en el recaudo más grande fue de febrero a marzo con un 26 % y en acueducto de marzo a abril con un 15 %. En ambos casos el recaudo se fue normalizando entre julio y agosto del año en curso. En su último informe de Calidad de Vida de Medellín 2016-2019, Medellín Cómo Vamos había destacado una disminución continua y sostenida en la proporción de morosos desde el 2008 en los tres servicios públicos (energía, acueducto y gas). 

“En el caso del servicio de gas, las proporciones promedio pasaron de 3,7% en el periodo 2008-2011 a 2,4% en 2016-2019, al cierre del último periodo la cantidad de morosos fue de 15.139, es decir, es el servicio que más tiene clientes morosos. Para el servicio de acueducto, se resalta la disminución de 2,9 puntos porcentuales en la cantidad de morosos entre los periodos 2008-2011 y 2012-2015; al finalizar el periodo 2016-2019 este servicio ajustó 2,0% de clientes morosos, es decir un total de 14.848. Por último, en lo correspondiente al servicio de energía la mayor disminución se dio entre los periodos 2008-2011 y 2012-2015, cuando se redujo la proporción de morosos en 2,2 puntos porcentuales”.

Sin duda hoy esos porcentajes de morosos se han visto afectados por la crisis social derivada de la pandemia, pero sin llegar, ni acercarse levemente, a los niveles alarmantes que mencionó en su momento, y sin sustento, el alcalde Daniel Quintero Calle.

Todos por Medellín

Decreto 441 de 2020. «ARTÍCULO 1. Reinstalación y/o reconexión inmediata del servicio de acueducto a los suscriptores residenciales suspendidos y/o cortados. Durante el término de declaratoria del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica por causa de la Pandemia COVID-19 , las personas prestadoras del servicio público domiciliario de acueducto que cuenten con suscriptores residenciales en condición de suspensión y/o corte del servicio -con excepción de aquellos que fueron suspendidos por fraude a la conexión o al servicio-, realizarán, sin cobro de cargo alguno, la reinstalación y/o reconexión de manera inmediata del servicio público domiciliario de acueducto.

Comparte este contenido: