Ifm  Noticias

(DENUNCIA) Los trinos de Daniel Quintero sobre la fiesta infantil hecha en su casa y el atropello a la labor periodística

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, no encontró manera de desmentir y evitar las críticas hechas por los ciudadanos, tras las denuncias por una nueva fiesta hecha en su casa, cuando él mismo en su calidad de mandatario, persigue las fiestas en los barrios de la ciudad aduciendo control a los riesgos por la pandemia.

Tras las contundentes evidencias de la fiesta de cumpleaños hecha para celebrar el natalicio de su hija mayor, Maía, el alcalde salió en Twitter y Facebook en un tono molesto, utilizando nuevamente a su familia como escudo y evadiendo la responsabilidad que le cabe, al él mismo violar las normas que le impone a la ciudadanía.

En un primer mensaje, el alcalde, en vez de responder por el hecho de la fiesta denunciada, dedica el texto a victimizar a su esposa y sus hijas, de quien dice, les han tomado fotos y reportes acosándolas. El alcalde olvida que las fotos publicadas de sus hijas y de su esposa son las mismas que la señora Diana Osorio publicó en sus redes sociales y que los reportes de sus movimientos son absolutamente públicos por decisión de ellos mismos quienes están acostumbrados a ventilar su vida privada en las redes sociales.

Pregunta el alcalde en tono retador, si a los denunciantes ¿les pagan o son su naturaleza?, olvidando que como alcalde la naturaleza de la ciudadanía es observar el comportamiento de su familia, la misma con la que no solo vive sino que trabaja y de la cual es jefe al convertirlos en funcionarios públicos, como es el caso de la Gestora y de sus primos y otros familiares que le han llevado a ser criticado, en términos de La Pulla, por tener trabajando a su “Árbol Genealógico”.  Olvida también el alcalde que la naturaleza de la ciudadanía es a estar pendiente de quien gobierna y que es su familia, víctima de su propia tendencia a hacerla pública, la él mismo abrir la puerta cuando expuso a sus esposa e hijos en redes para contar desde operaciones hasta cumpleaños.

En un segundo mensaje, el alcalde, y de manera pintoresca, trata de evadir su responsabilidad cuando está violando sus propias normas dictadas, con respecto al tema de las fiestas. Quintero primero confirma que su hija cumplió años y que sí hubo fiesta familias,  luego recuerda que en el proceso de nueva normalización, se puede hacer reuniones de hasta 50 personas y finalmente dice que no hubo fiesta y niega que la casa que todos los vecinos conocen como la suya, ahora ya no le pertenece, diciendo que la que se ve en los videos y fotos no es la suya..

Pero nuevamente queda en evidencia el alcalde e insulta la inteligencia no solo de sus vecinos que saben dónde vive y a los que trató de amedrentar presionando a las administraciones de los edificios vecinos, para que no le tomen fotos ni videos a su casa. Interpretan los vecinos esas circulares que recibieron hace algunos días como el intento del Alcalde para que no evidencien las fiestas que realiza. El alcalde, dice que se pueden hacer reuniones de hasta 50 personas, cuando quienes observaron la fiesta dan cuenta de que ese número de invitados se pasó del mínimo aceptable y no se entiende, además, porqué él si puede hacer fiestas de hasta 50 personas pero las autoridades, intervienen hasta las mas pequeñas en los barrios populares.

 

Finalmente, trata de negar que no hubo fiesta, cuando se conoció además que la empresa encargada del montaje y desmontaje de la misma, fue A Tu Lado Eventos, se hizo uso de un Food Track de San Carbón y se hizo una granja para divertimento de los niños asistentes. De lo que no se puede dar razón desde este medio, es si en la fiesta se hizo uso debido de los protocolos de bioseguridad tanto de adultos como de menores.

La fiesta está absolutamente confirmada. Inclusive, por la periodista de MoradaNoticias, que fue intervenida irregularmente por la Policía que cuida al burgomaestre local, a quien le impidieron hacer su trabajo en un confuso procedimiento que no respetó las normas que ordenan a las autoridades garantizar el acceso de los periodistas a las fuentes y a su trabajo. Es así, como no solo niega lo innegable sino que además, parece que sus ordenes son la instigar el trabajo de los periodistas que constatan que el alcalde realiza fiestas que él mismo ordena intervenir, excepto si son suyas.

En un tercer trino, el alcalde arremete contra los periodistas que cumplen con el deber de fiscalizar, controlar y propender por una administración pública transparente, pulcra y decente. En su mensaje dice que lo atacan y lo califica como bajeza mientras nuevamente, no es capaz de hablar como un alcalde que da la cara, sino que se escuda nuevamente en su familia victimizándose, algo a lo que los ciudadanos, viendo las respuestas a sus trinos, ya no le creen.

 

Comparte este contenido: