Ifm  Noticias

(DENUNCIA) Daniel Quintero crea cargo a medida para el familiar de su esposa

El escándalo vino de la mano de la creación de la Secretaría de la No Violencia, que quedó a cargo del primo de la gestora o primera dama, Diana Osorio, esposa del mandatario local.

Camuflado dentro de la anunciada modernización de la administración municipal, para lo que ha aprovechado los poderes especiales que le otorgó el Concejo Municipal, con los que creó siete nuevas dependencias en las que se gastará más de 4.000 millones de pesos mensuales en el pago de funcionamiento y sueldos para la nueva burocracia; estaba la famosa Secretaría, que obedece a una supuesta promesa de campaña, que fue hecha a medida para el primo de la esposa del alcalde,  Juan Carlos Upegui Vanegas.

A la larga lista de nombramientos a dedo, muchos de ellos bajo la práctica de nepotismo, se suma un nombramiento mas de un familiar, algo que, como lo definió en su video de La Pulla, del periódico El Espectador, parece mas a un ‘árbol genealógico’. Estas prácticas de nombrar a la familia no son bien vistas desde la ética pública y dejan sombras sobre los conflictos de intereses que resta transparencia a la administración, tal y como lo enuncian los libros y tratados sobre transparencia administrativa, enseñadas en las facultades de derecho y administración.

Pero la historia de esta secretaría, fue diseñado para Upeguí desde los tiempos de la campaña. Este filósofo de la Universidad Nacional, fue el que ayudó a Quintero a diseñar no solo el plan de campaña sino que fue parte de la redacción del Plan de Desarrollo 2020-2023. Es decir, el mismo Juan Carlos Upegui, se encargó de diseñar su puesto y de dejarlo claro y asegurado en el Plan de Desarrollo, interpretando lo que él mismo le había propuesto a Quintero desde la campaña.

Es así, como el escándalo generado hoy creció como la espuma de cerveza, mientras Upegui, le decía a diferentes periodistas que él estaba capacitado para ejercer el puesto de Secretario de la  No Violencia y enfatizaba que a Daniel Quintero, lo conoce desde hace muchos años cuando el hoy alcalde vivía en el barrio Tricentenario.

Pero sus declaraciones, confirman lo que para muchos era un secreto a voces sobre la creación del cargo a medida. “Yo recibo las críticas que puedan surgir a partir de este nombramiento con el espíritu de la No Violencia. He sido un activista por la paz durante muchos años. Tengo las capacidades para liderar este proceso y lo haré con todas las garantías para los actores involucrados”, declaró Upegui a periodistas sin siquiera sonrojarse.

El nuevo secretario ganará cerca de 15 millones de pesos, según está estipulado en la estructura salarial que para el 2020 se reajustó en febrero con los topes máximos para los directivos de nivel 04 al que corresponde el cargo del nuevo secretario, sueldo al que se suman los beneficios que por derecha tiene el nivel de su cargo, entre ellos, gastos de representación, vehículos, escoltas entre otros, un salario nada mal para el filósofo primo de la primera dama o gestora que viene de ganarse casi 9 millones de pesos como asesor de la administración.

Upegui justifica la creación de la Secretaría de la No Violencia, al definir que “Tiene como propósito acompañar a las más de 600 mil víctimas que tiene la ciudad de Medellín, a la población privada de la libertad en tener un proyecto de vida, y con los reincorporados y reinsertados en su proceso de vinculación a la sociedad civil”, olvidando que dentro de la administración ya existe la Secretaría de Seguridad y Convivencia en la que cabía perfectamente una dependencia que se hiciera cargo del tema.

El escándalo ya tiene en alerta a las entidades de control del municipio y el país, observantes de las irregularidades que se vienen presentando en la Administración de Daniel Quintero.

 

 

Comparte este contenido: