Ifm  Noticias

(CONFIDENCIAL) La nueva fiesta en la casa del alcalde Daniel Quintero. Cero y van dos fiestas clandestinas

Anoche los vecinos cercanos a la casa del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, reportaron la llegada de por lo menos unas 20 camionetas que fueron cerrando las vías cercanas del barrio.

Al comienzo no se conocían detalles de lo que estaba pasando, hasta que comenzó la música, las luces y la acción. Es así como se comenzó a evidenciar que lo que estaba ocurriendo, era otra de las fiestas del Alcalde. Los vecinos comenzaron a ver que de las camionetas no solo se bajaban adultos, sino menores de edad.

Es así como los mismos vecinos pudieron confirmar que lo que sí había en casa del alcalde era una fiesta infantil. Lo curioso es que a la misma hora, el Alcalde Quintero, se conectaba en directo en sus redes sociales. Comenzó su transmisión diciendo que aprovechaba para hablar con sus seguidores aprovechando que “Había llegado temprano a su casa” y estuvo conectado por lo menos unos 45 minutos, mientras en su casa, se producía la fiesta. Pero la maniobra de despiste no le funcionó.

Es decir a la misma hora en que el alcalde, para disimular, se conectó en directo con los seguidores de redes sociales, en su casa su esposa y su hija celebraban una piñata con motivo del cumpleaños de su hija Maía.

Si bien las restricciones con motivo de la pandemia se han flexibilizado en los últimos días,  dentro del marco de la nueva normalización, las autoridades siguen interviniendo las fiestas que denominan “clandestinas e ilegales”, pero esta medida promulgada por la misma administración municipal, al parecer, no rige al alcalde quien sí pudo desarrollar anoche la fiesta infantil con piñata, música y luces de colores, para celebrar el cumpleaños de su hija.

Esta sería la segunda fiestecita del alcalde pero con un elemento adicional: hizo una acción de despiste al conectarse en directo por sus redes desde otra habitación a la misma hora de la fiesta con sus seguidores, tal vez para que después no fuera criticado por haber realizado una fiesta en su casa, o para negarla aduciendo que se puede ver que él estaba conectado en directo. Pero todo se supo.

En la fiesta hubo presencia hasta de una “cabrita” como uno de los actos centrales con los que los niños se divirtieron. Inclusive a la gestora Diana Osorio se le escapó en uno de sus estados de redes sociales una imagen de su hija y que después borro y que alcanzo a ser guardada por algunos seguidores, en el que se ve la cabrita al fondo detrás de su hija.

La comida estuvo a cargo de San Carbón. Así lo detallan los vecinos que cuentan que un carro Food Track de ese importante restaurante, estuvo estacionado y de él sacaron los insumos para el banquete.

Es bueno recordarle al Alcalde, que cuando este mismo portal denunció su primera fiesta, salió a través de los medios tradicionales de su afecto, a negarla, diciendo que cortaría los servicios públicos a quienes hagan fiestas y lanzó su campaña, “Fiesta que veo la sepeo”

Días mas tarde, este portal reveló que una de sus colaboradoras cercanas, encargada de una de las subsecretarías, también había hecho una fiesta. La funcionaria renunció a su cargo y el alcalde, le aceptó la renuncia, pero no conocimos de sanciones ni multas como estaba estipulado.

Hoy, las fiestas continuan prohibidas y las autoridades de policía, encargadas de intervenirlas y suspenderlas. Curiosamente, la policía es la que vigila su casa y nuevamente, la autoridad policial no actuó. En este caso, y de manera reiterativa, hay una omisión del deber por parte de la policía metropolitana. Claro que se entiende, pues es el alcalde, la máxima autoridad de policía de la ciudad.

Entronces la pregunta es: ¿al rey quien lo ronda? o en términos más coloquiales ¿quién le pone el cascabel al gato?. El alcalde de Medellín, continua saltándose las normas que él mismo impone a la ciudad. Una especie de dictadura que colma la paciencia de los ciudadanos. Desde este portal, se invita a las autoridades de control para que tomen cartas en este asunto.

Estas son algunas de las denuncias de los vecinos en redes sociales:

 

Comparte este contenido: