Cepeda: el senador que sepultó a la izquierda

Por: Joaquín Ordóñez

Sí, así como leen: réquiem por la izquierda, la enterró Cepeda.

Jamás la izquierda llegó a pensar que su hoy patético “héroe” Iván Cepeda, el senador que nunca ha propuesto nada que sirva en el Congreso, el mismo que logró privar de la libertad a Uribe, el que se vanagloriaba hace pocos días con el gran ‘”trofeo” para la izquierda, del tan odiado personaje -para ellos- y, según la lógica mamerta, quien logró el debilitamiento y la extinción total de Uribe y del uribismo, le salió el tiro por la culata, y su lucha de años para encarcelarlo fue la fatal sepultura política de la izquierda.

Con razón no han tomado el poder de nuestro país. No conocen a su pueblo. Dan por sentado que están cerca de ganar la presidencia por la algarabía de una muchachada despistada y unos dirigentes sindicales con la barriga llena.

La gente de bien, la que piensa, la que produce, la que crea empleo, la mayoría silenciosa que decide las elecciones, ya no les come cuento a esos izquierdistas que marchan con estudiantes que no estudian, bochincheros creyendo que con sus berrinches esa Colombia se asusta; esa gente seria, inteligente, reflexiva, que con tanto esfuerzo ha construído nuestra hermosa Colombia, se ha dado cuenta de la trapisonda, la trampa burda y la trama ramplona de Cepeda aliado con una justicia desprestigiada y politizada, para lograr la supuesta mayor victoria latinoamericana comunista al encerrar a Uribe.

Pero desestimaron a nuestra gente de bien, que ha reaccionado al contrario del efecto esperado por los comunistas criollos, secundados en la sombra por su amo, el flamante “Nobel”.

Alguna vez se han preguntado, por qué perdieron el plebiscito a pesar de todo el dinero nuestro que su “emperador” gastó en la más grotesca feria de compra de conciencias de que se tenga noticia aquí? Sencillamente porque la mayoría silenciosa, es muy inteligente, prudente y sabia: tiene muy claro que jamás le dejará nuestro hermoso país a esa izquierda destructora.

Esa gente de bien, que no traga entero, ha renovado su convicción en la conveniencia de respaldar nuestras tesis, obviamente con las reformas imprescindibles: justicia, corrupción y congreso, y, como resultado, Uribe ha salido fortalecido; la centroderecha no solo volverá a poner presidente y mayorías sólidas parlamentarias, sino que el uribismo se consolidará como el fenómeno político más importante de América. Y el presidente Duque, será uno de los grandes líderes mundiales. Ya lo verán.

En adelante, en lugar de exhibir la cabeza de Uribe como “trofeo”, Cepeda será conocido como el senador que sepultó a la izquierda.

Comparte este contenido: