Ifm  Noticias

Alcalde Quintero da Golpe de Estado en EPM. Su actitud llevó a la renuncia de la Junta Directiva

ECONOMICAS

Luego de varias horas de reunión extraordinaria, convocada por la Junta Directiva de las Empresas Públicas de Medellín, y quienes en la noche previa habían enviado una carta de reclamo al alcalde de la ciudad, Daniel Quintero, por pasar por encima del máximo órgano en la toma de importantes decisiones; la misma junta renunció en plano, en un hecho inédito en los más de 65 años de historia de las juntas directivas de EPM.

Y es que el alcalde Quintero, ha pasado por encima de la Junta, desconociéndola y tomando decisiones inconsultas, argumentando que está ejerciendo sus funciones, algo que se aleja, además de las buenas maneras y la cortesía que siempre se ha manejado en el ente autónomo y que ha sido la clave del éxito al considerarse la más sólida empresa de servicios públicos de América Latina.

En la carta de renuncia masiva, se lee con respecto a la propuesta de ampliación del objeto social, que “tanto en la comisión de empalme para el actual gobierno municipal, en el Comité de Estrategia e inversiones y en dos sesiones de Junta, el tema se presentó a título informativo sin que mediara discusión sobre este asunto, y tal como Usted nos lo informó, en uso de sus facultades, decidió presentar la propuesta de Acuerdo al Concejo de Medellín, sin que fuera conocida por la Junta Directiva. Sin embargo, independientemente de competencias explícitas, consideramos que un asunto relacionado con los estatutos de la Empresa, debe discutirse a fondo y buscar el concurso de la Junta Directiva como máximo órgano de la Entidad”. Así inician los reclamos previos a la renuncia colectiva.

A continuación la carta se refiere a las decisiones, igualmente inconsultas que desconocieron la junta, sobre HidroItuango, en la explicando que “sin desconocer la necesidad de desarrollar acciones legales para proteger el patrimonio de la empresa y el vencimiento de términos, también quedó claro en la reunión que la Junta Directiva de EPM no conoció ni participó en el análisis para adelantar acciones legales contra contratistas y compañías de seguro del proyecto Hidroituango; y adicionalmente no conocemos que se hayan estructurado la matriz de riesgos para estas decisiones y sus correspondientes planes de mitigación”. Esta aparte deja en el aire la duda sobre si al respecto se ha cumplido con los procedimientos o si solo ha sido una decisión aventurada y apresurada por parte del alcalde Quintero.

De la mima manera, la Junta Directiva, reclama que “más allá de las explicaciones puntuales que se puedan dar a estos hechos, nos preocupa que no se estén observando las buenas prácticas de Gobierno Corporativo que han caracterizado al Grupo Empresarial EPM”. Y es que en este sentido, la Junta hace referencia a la falta de respeto, agresión y falta de cortesía corporativa, principios que han rodeado las buenas formas y la cultura paisa y por su puesto a EPM.

Los dos últimos párrafos de la carta señala un camino que debería seguir la empresa más querida por los antioqueños, recordandole al alcalde Quintero, que no olvide pensar en los ciudadanos y en las obras que deben ser prioridad, así, señalan que “como lo hemos recomendado reiteradamente, hacemos énfasis en que Empresas Públicas de Medellín debe enfocarse en los grandes retos que hoy enfrenta, como la terminación de Hidroituango, Caribe Mar y la atención de los efectos del COVID 19, en particular, frente a las débiles finanzas de los usuarios.”

Finalmente dan su sentencia definitiva, que marca un antes y un después en la empresa pública, pues es la primera vez que una Junta Directiva en pleno, renuncia y se genera, claramente, una crisis institucional y corporativa, cuando anuncian que “por lo anterior y al no estar de acuerdo con el actual manejo que se le viene dando a temas tan fundamentales para el presente y futuro del Grupo EPM y el reiterado desconocimiento a la Junta Directiva, nos vemos obligados a presentar nuestra renuncia como miembros de ésta”.

La carta la firman todos los ocho miembros de la Junta Directiva, máximo nivel rector de la empresa paisa. Así las cosas, la Junta Directiva toma esta determinación guiados por lo que es la falta de consideración y el desconocimiento que Quintero ha hecho del máximo organismo de la entidad, pasando por encima de la dignidad de sus miembros, en un desenlace que ya se veía venir. Esta renuncia, prácticamente anunciada, es un Golpe de Estado del alcalde al órgano directivo democrático encargado de pensar la empresa.

Este es el texto de la carta:

 

Medellín, 11 de agosto de 2020

Doctor

DANIEL QUINTERO CALLE

ALCALDE DE MEDELLÍN Ciudad

Respetado Señor Alcalde:

Reciba un cordial saludo de parte de los miembros de la Junta Directiva de Empresas Públicas de Medellín, abajo firmantes, quienes manifestamos pleno acuerdo con lo que exponemos a continuación:

Después de analizar a fondo los distintos temas tratados en la reunión extraordinaria de Junta Directiva, presidida por Usted en la mañana de este martes 11 de agosto de 2020, consideramos importante presentar las siguientes apreciaciones sobre la propuesta de ampliación del objeto social de la Empresa. Como consta en Actas, es cierto qué tanto en la comisión de empalme para el actual gobierno municipal, en el Comité de Estrategia e inversiones y en dos sesiones de Junta, el tema se presentó a título informativo sin que mediara discusión sobre este asunto, y tal como Usted nos lo informó, en uso de sus facultades, decidió presentar la propuesta de Acuerdo al Concejo de Medellín, sin que fuera conocida por la Junta Directiva. Sin embargo, independientemente de competencias explícitas, consideramos que un asunto relacionado con los estatutos de la Empresa, debe discutirse a fondo y buscar el concurso de la Junta Directiva como máximo órgano de la Entidad.

Ahora bien, en relación con Hidroituango y sin desconocer la necesidad de desarrollar acciones legales para proteger el patrimonio de la empresa y el vencimiento de términos, también quedó claro en la reunión que la Junta Directiva de EPM no conoció ni participó en el análisis para adelantar acciones legales contra contratistas y compañías de seguro del proyecto Hidroituango; y adicionalmente no conocemos que se hayan estructurado la matriz de riesgos para estas decisiones y sus correspondientes planes de mitigación.

Pero más allá de las explicaciones puntuales que se puedan dar a estos hechos, nos preocupa que no se estén observando las buenas prácticas de Gobierno Corporativo que han caracterizado al Grupo Empresarial EPM.

Señor Alcalde, como lo hemos recomendado reiteradamente, hacemos énfasis en que Empresas Públicas de Medellín debe enfocarse en los grandes retos que hoy enfrenta, como la terminación de Hidroituango, Caribe Mar y la atención de los efectos del COVID 19, en particular, frente a las débiles finanzas de los usuarios.

Señor Alcalde por lo anterior y al no estar de acuerdo con el actual manejo que se le viene dando a temas tan fundamentales para el presente y futuro del Grupo EPM y el reiterado desconocimiento a la Junta Directiva, nos vemos obligados a presentar nuestra renuncia como miembros de ésta.

Lo anterior no es óbice para expresar nuestro agradecimiento por habernos permitido hacer parte de la Junta Directiva de tan querida Empresa durante su Administración.

Cordialmente

(Fdo) Luis Fernando Alvarez Jaramillo
(Fdo) Jesús Aristizabal Guevara
(Fdo) Andres Bernal Correa
(Fdo) Oswaldo León Gomez Castaño
(Fdo) Javier Genaro Gutierrez Pemberty
(Fdo) Gabriel Ricardo Maya Maya
(Fdo) Manuel Santiago Mejía Correa
(Fdo) Elena Rico Villegas

 

Comparte este contenido: