Ifm  Noticias

¿A qué juega la bancada del Centro Democrático en el Concejo de Medellín?

La opinión generalizada es que no está a la altura. Y realmente parece ser así. Desde hace unas semanas, ya se venía criticando en los círculos sociales, políticos y hasta en los grupos de chat de WhatsApp, la tibieza con la que la bancada del Centro Democrático en el Concejo Municipal, venía tratando los temas que tienen que ver con la alcaldía y concretamente con los temas de EPM.

Estas críticas, terminaron con una frase que ha circulado desde entonces en el ambiente y que reza: ‘El único concejal del CD que hace verdadera oposición es Alfredo Ramos’ y se cita esta frase para no repetir los comentarios más fuertes que sugieren que la ola de la ‘mermelada’, llegó al Concejo en donde según se afirma, han ‘comprado las mayorías’, incluyendo a quienes en otrora, posaban de los más ácidos defensores de EPM dentro de esta bancada.

Este viernes, ocurrió algo de no creer dentro del Centro Democrático local con la bancada. En una reunión informal de los concejales medellinenses con el expresidente Álvaro Uribe Vélez, con quien se contactaron para expresarle su solidaridad y apoyo, el jefe natural del partido sugirió a los concejales, tomar una decisión unánime sobre la posición que deben tomar en las actuales condiciones, con la administración de Daniel Quintero.

El expresidente, propuso que la línea correcta esa la de declararse, la bancada de oposición, y argumentó su sugerencia de manera amplia. Pero ¡oh sorpresa!, cuando alguna de las concejales, de manera atrevida, le señaló que “que desde el partido no se puede escuchar solo a los estratos 5 y 6, sino a todos los ciudadanos”. La respuesta del expresidente, evidentemente molesto, fue de indignación y pidió a la concejal, que respetara al partido y a él como persona, porque ni él ni el Centro Democrático se ha parcializado en la defensa de los intereses de los colombianos, sólo para privilegiar sectores exclusivos y recalcó que el partido es un partido incluyente para todos los colombianos.

Esta molesta acusación proveniente de la concejal, parece demostrar lo que también se viene diciendo entre los analistas de la actividad del Concejo y es que “el discurso de Daniel Quintero, sobre radicalizar las posturas circunscribiéndolas a una supuesta ‘lucha de clases’, parece estar haciendo mella en algunas de las milenials que se hicieron elegir a la corporación, con las banderas del uribismo”.

Luego de la reunión de bancada, en la que además participaron en consultas y cruce de opiniones, miembros del partido a nivel departamental y nacional, se exploraron los pro y los contra de delcararse esta bancada en ‘Oposición’,  o mantenerse en la tibieza de estar como ‘Independientes’ que es lo mas aproximado a ser de  ‘Coalición de Gobierno’. Por supuesto, durante el diálogo afloraron los correspondientes y obvios reclamos que se le tienen a la administración Quintero, máxime cuando la misma primera dama o gestora, Diana Osorio, firmó una carta con líderes de la izquierda, en la que pretenden que el expresidente Uribe sea juzgado parcializadamente por una justicia tendenciosa.

Pero ni la aparente solidaridad con Uribe, logró que la bancada se pusiera de acuerdo con una posición firme en la que hiciera eco el eslogan del partido: ‘Mano Dura y Corazón Grande’; porque al final de la reunión, salió un argumentado comunicado a la opinión pública pero que cierra con la tibieza con la que ya venían, en el que no se fija una posición clara y determinante, desoyendo los concejos del expresidente Uribe, la dirección departamental y la nacional. Esta actitud, ha sido interpretada como un desplante al expresidente. En ningún momento  la bancada se declaró en ‘Oposición’, que sería lo mas lógico, en cambio decidieron continuar con la tímida y conveniente posición de ‘Independientes’, en su parte más moderada, quedando tácitamente, entre la línea más próxima a la coalición de gobierno; lo que para los entendidos en el asunto, significa que con el apoyo del CD, le quedan aseguradas las mayorías a Quintero para los oscuros propósitos del alcalde y de su plan de desarrollo a partir de octubre, entre ellos, la de transformar el objeto social del ente autónomo.

Así pues la ciudad pierde la oportunidad de hacer control político real a una administración cada vez más cuestionada. No bastan las quejas que el comunicado emana; ni que en una frase digan que “nuestras discrepancias con la administración municipal no nos inhiben en el propósito de trabajar en la búsqueda de las mejores soluciones”, porque la bancada del partido llamado a escuchar el clamor de los empresarios, los empleados de EPM, los ciudadanos de a pié; le dio la espalda a la ciudad en un momento tan crítico como el que se vive.

Volviendo al clamor ciudadano, existe la idea de que la bancada traicionó, al menos en la mayoría de sus miembros, el voto de sus electores.  Muchos se preguntan, ¿por qué no se les ha visto activamente en las caravanas en pro de la defensa del expresidente?, ¿ni en la velatón en EPM de esta semana?. Queda en el ambiente esa otra fatídica frase en tono de preguntas que se pronuncian en chats, redes y otros escenarios de discusión política, que no son de estrato 5 ni 6, sino medios de expresión popular, sobre: ‘¿qué hizo, ofreció o dio Daniel Quintero a la bancada uribista, que los metió al redil de las mayorías? y ¿qué sería lo que aceptaron?. Los ciudadanos, esperan que no sean puestos burocráticos.

Este es el texto del comunicado de la bancada del Centro Democrático:

 

Medellín, Agosto 21 de 2020

Comunicado a la Opinión Pública

Los suscritos concejales de la ciudad de Medellín por el partido Centro Democrático, después de la reunión virtual de esta mañana con las Direcciones Nacionales y Departamentales y con los parlamentarios de la colectividad por Antioquia, en la cual se escuchó también la voz del ex Presidente Álvaro Uribe Vélez, quien advirtió sobre su reclusión domiciliaria, nos permitimos informar:

Desde el principio de la administración del Alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, asumimos una posición constructiva por el bien superior de la ciudad. Algunos de nosotros hemos colaborado con proyectos y propuestas como en el Plan de Desarrollo.

Manifestamos nuestra preocupación y rechazo a la visión política del Alcalde, que recibe el apoyo público de personas y movimientos contrarios a las libertades, que agitan la lucha de clases y frenan el desarrollo empresarial y de políticas sociales eficaces.

El Alcalde, de acuerdo con su visión política, ha tomado decisiones nefastas para la ciudad, algunas de las cuales ha debido reversar por la gran reacción ciudadana en contra.

Llama la atención que la señora Diana Osorio, esposa del Alcalde, aparezca entre los firmantes de una carta titulada la Justicia se Respeta, dirigida contra el Centro Democrático y contra el ex Presidente Álvaro Uribe, cuyos firmantes respaldan una justicia politizada para dar impunidad al terrorismo y otra justicia politizada para encarcelar y condenar al ex Presidente Uribe. La señora Diana ha expresado al concejal Gabriel Dib que nunca autorizó su firma, ni fue consultada; gran abuso de los promotores de la publicación.

Nos preocupan las denuncias de corrupción presentadas por nuestro compañero el doctor Alfredo Ramos Maya, la ampliación burocrática, el nombramiento de amigos y familiares, y la designación de personas, sin las calidades de formación ni de liderazgo para dirigir entidades de mayor importancia.

El Alcalde no pudo insistir en la llegada de médicos cubanos, que solicitó, gracias a la sólida reacción del cuerpo médico de la ciudad, tema en el cual intervino nuestro concejal y médico Gabriel Dib.

El irrespeto al gobierno corporativo ha contribuido a producir graves crisis en Ruta N y en Empresas Públicas de Medellín.

El alcalde con su discurso ha contribuido a insultar los valores éticos, que por regla general guían a los empresarios del departamento. Recordamos que en Antioquia ha existido un esfuerzo histórico para construir acuerdos entre todos

los sectores de la comunidad, que el Alcalde ignora con su llamado a la polarización en contra de quienes hacen empresa.

Las decisiones del Alcalde en contra de las empresas que han participado en HidroItuango, que anuncia revisar, han producido un enorme riesgo sobre las pólizas de seguros que amparan más de $2.500 millones de dólares y sobre las fechas previstas para concluir la central hidroeléctrica. Además, los bonos de Empresas Públicas han disminuido su calificación, con un impacto en el costo de la deuda.

Recordamos a la ciudadanía que afectar a Empresas Públicas de Medellín es quitar los recursos que sostienen los programas sociales de la ciudad.

Acompañamos al Presidente Duque, como mediador para superar la crisis causada por las improvisadas decisiones del Alcalde de Medellín, que han puesto en riesgo la gobernabilidad de la ciudad y la sostenibilidad de las Empresas Públicas, segunda empresa de Colombia y la mayor ventaja competitiva de Antioquia.

Acompañamos al Presidente Duque en sus compromisos con las grandes obras de Medellín y en la recuperación económica y social durante la pandemia.

Nuestras discrepancias con la administración municipal no nos inhiben en el propósito de trabajar en la búsqueda de las mejores soluciones.

Gabriel Enrique Dib Díaz Granados
Paulina Aguinaga Lezcano
Simón Molina Gómez
Alfredo Ramos Maya
Lina Marcela García Gañan
Sebastián López Valencia
Albert Corredor Bustamante
Nataly Vélez Lopera

Comparte este contenido: