Ifm  Noticias

Abierta y sin resultados, investigación por caída de militares desde un helicóptero en Medellín hace un año

Fue en la Feria de las Flores del 2019. Ya casi se cumple un año de la tragedia en la que murieron dos militares que emocionaban desde el aire, exhibiendo sus acrobacias mientras ondeaba la bandera patria. Era un homenaje del Ejército Nacional a los paisas en su feria.

El años se cumplirá el próximo 11 de agosto y el homenaje a las víctimas del accidente, se hará en solitario por la contingencia de la pandemia, pero seguramente, con el sentir de los antioqueños, sus familiares y amigos que no los olvidan.

Los uniformados Jesús Mosquera y Sebastián Gamboa Ricaurte, integrantes de los comandos aéreos especiales de la Fuerza Aérea Colombiana, cayeron cuando colgaban de una cuerda y sostenían la bandera de Colombia. El incidente se presentó sobre las tres de la tarde en la cabecera del aeropuerto Olaya Herrera de la capital antioqueña. Sus cuerpos calleron en la zona norte de las pistas aéreas desde una altura calculada de 100 metros, cuando ya el helicóptero se disponía a aterrizar.

Casi un año después, Jesús Mosquera, padre de uno de los uniformados fallecidos, denunció que el proceso aún se encuentra abierto y no se ha establecido el porqué se presentó el accidente. Se lamenta de que hasta el momento, no avanzan las pesquisas y no se da razón de la causa ni de los responsables de la muerte de su hijo y su compañero.

“Cuando me metí en profundidad a conocer todos los elementos internos de ese proceso, había muchas cosas que lo que me producían era rabia, impotencia y dolor. Aún sigo en esa misma tónica”, dijo Mosquera. El caso lo investiga la Fiscalía y el propio Ejército Nacional con ayuda internacional.

Y es que luego de sucedida la tragedia, la Fiscalía envió al FBI la cuerda que sujetaba a los uniformados para que peritos dieran un concepto de qué pudo ocasionar que la soga, compuesta por un 95 % de nylon; y se llegara a una conclusión sobre que hizo que la cuerda cediera o se rompiera en pleno vuelo.

Según la Fiscalía, el proceso no se ha paralizado; sin embargo, sí reconoce las demoras en el diagnóstico a la cuerda, que aún permanece en Estados Unidos  y que hasta el momento no hay una respuesta por parte del Buró de Investigaciones norteamericano.

Las primeras versiones indican que la cuerda que sostenía a los dos suboficiales fue cortada o desgastada por alguna superficie, pues explican que ésta es utilizada en diferentes maniobras del Ejército, entre ellas la de desembarcar tropas desde los helicótperos en zona de alta montaña o selva con árboles de gran altura en donde los helicópteros no pueden aterrizar. Esta cuerda, tiene una capacidad para sostener hasta 10 hombres a la vez, lo que hace que sea imperativo, conocer la causa y el estado de la cuerda para establecer desde los responsables o aplicar recomendaciones de cuidado a futuro para proteger la vida de los soldados que a diario las usan.

“Si la cuerda fue cortada, entonces hay que saber quién la cortó (…) En los procesos penales, fiscales y administrativos que se están desarrollando con respecto caso, no se ha avanzado absolutamente en nada”, advirtió Mosquera. Mientras que el Ejército ha suspendido este tipo de acrobacias públicas y las ha dejado solo para el entrenamiento y el desarrollo de maniobras en tareas especiales.

Comparte este contenido: